Mamás maduras: pros y contras

La maternidad es una decisión que le llega a cada mujer en su debido momento. Si quieres embarazarte después de los 35, entérate de algunos datos importantes.

Mamás maduras: pros y contras
Foto:

 -

Por: María Del Mar Quintana Cataño
noviembre 17 de 2016 , 09:59 p.m.

“Tener un hijo luego de los 35 años trae implicaciones positivas, pues una mujer a esta edad ya está mucho más estable en casi todos los aspectos de su vida. Además, seguramente son hijos deseados, lo que va a generar una relación con el bebé más estrecha”, asegura Diana Carolina Bedoya, psicóloga clínica y educativa de la Pontificia Universidad Javeriana.

Por su parte, un estudio elaborado por la Universidad de Londres encontró que los hijos de mujeres mayores de 40 tienen una mejor salud física y emocional debido a un mejor cuidado y atención que reciben, comparados con los hijos de madres en los 20. Además, estos niños sufren 22 por ciento menos de probabilidades de lesionarse de manera accidental.

Los investigadores también encontraron que casi un tercio de estos menores hijos de madres maduras es menos propenso a ser ingresado en un hospital antes de los tres años de edad, el desarrollo de su lenguaje es mejor y los conflictos entre padres e hijos se reducen a mayor edad de la madre.

Todo esto se debe, afirma el estudio, a que las madres mayores tienen más recursos económicos, experiencia y estabilidad que las madres más jóvenes. A ello, la psicóloga Bedoya agrega que “a esta edad las pautas de crianza podrían ser más establecidas y mejor estructuradas por la madre, lo cual beneficia al niño en todos los aspectos de su desarrollo”.

Para tener en cuenta

Bedoya añade que estas madres sí deben tener una asesoría médica permanente y realizarse chequeos médicos exhaustivos, porque su cuerpo ha perdido ha perdido mucha capacidad para fecundar y se pueden presentar circunstancias como malformaciones, que evidentemente afectarían tanto la vida del niño como de la madre.

“También existen riesgos importantes para la madre, como la aparición de la preclamsia. Y riesgos genéticos para el bebé como la aparición del Síndrome de Down. Por ello, se deben realizar todo los exámenes pertinentes y mantenerse muy conectados con el ginecólogo, para que al momento de tomar una decisión se tengan todos los estudios posibles para que el embarazo transcurra de la mejor manera.

Aunque la tendencia de embarazos a una edad más allá de los 35 años ha aumentado, y es claro que son embarazos y partos más vigilados, también hay que conocer claramente los riesgos.

El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos dijo que la fertilidad de mujeres maduras ha aumentado en los últimos años. Por ejemplo, del 2007 al 2009, la fertilidad de mujeres entre 40 y 44 años se incrementó 6 por ciento y para el grupo entre 45 y 49 la tasa fue de 17 por ciento.

Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud, la edad a la que ya se considera que aparecen los mayores riesgos si se quiere ser madre es a los 35. Además, publicó en el 2014 un estudio realizado con datos de 359 centros de salud de 29 países y una muestra de 308.149 mujeres que habían dado a luz un solo hijo. El estudio concluye que la edad materna avanzada aumenta el riesgo de:

1. Nacimiento prematuro del bebé, es decir, antes de las 37 semanas.

2. Muerte materna durante el embarazo, el parto o en los 42 días posteriores.

3. Mortalidad fetal o mortalidad neonatal precoz, que ocurre al nacer y en los primeros siete días de vida del bebé.

4. Complicaciones que provoquen que la madre tenga una experiencia cercana a la muerte (el término en inglés: Maternal Near Miss, MNM).

5. Bajo peso del bebé al nacer (menos de 5 libras y 8 onzas o 2 kilos y 400 gramos).

Así mismo, un estudio realizado por el Hospital Universitario Sanitas

La Zarzuela de Madrid sostiene que las mujeres embarazadas de 40 años tienen 6 por ciento más de riesgo de tener un bebé con alteraciones cromosómicas, y 1 por ciento de malformaciones estructurales, en comparación con aquellas mujeres que se quedan embarazadas antes de la década de los 40.

Algunas medidas que puedes tomar

Según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, hay una serie de medidas para reducir las probabilidades de complicaciones, entre ellas:

• Infórmate sobre el riesgo cada vez mayor de complicaciones genéticas (anomalías cromosómicas) y las pruebas que debes hacerte durante el embarazo para detectarlas. Consulta a un especialista en genética.

• Asegúrate de que cualquier afección existente (presión arterial alta, diabetes, enfermedad de la tiroides, obesidad) se encuentre en una etapa estable y controlada, antes de pensar en quedar embarazada. Habla con tu médico sobre el embarazo y como podría afectar tu afección actual.

• Es importante consular a tu médico sobre las vitaminas prenatales con ácido fólico antes de quedar embarazada para ayudar a prevenir defectos del tubo neurológico, particularmente la espina bífida.

Te podría interesar: A los 40 aún hay esperanza de ser madre