Cómo decirle al esposo que quiere un hijo

Foto:

 -

Por: Mónica Toro
enero 16 de 2012 , 10:42 a.m.

El momento más oportuno de la pareja para tener un bebé es cuando tengan madurez, de acuerdo con las experiencias compartidas en la relación.

¿Hijos? Tenerlos o no. Esta es la primera pregunta que se deben responder las parejas antes de dar el “sí” del matrimonio. La razón: evitar separaciones tempranas y malentendidos.

“Tanto la mujer como el hombre deben ser claros en este aspecto. Este deseo se debe comentar como se comunican los deseos grandes de la vida. Es natural y merece respeto y comprensión”, señala la sicóloga Annie de Acevedo.

Aunque en la relación de pareja la mujer, en la mayoría de los casos, es la más ansiosa por tener un hijo, la decisión debe ser de ambos y en el momento adecuado.

“Los hombres son más reacios a que los niños aparezcan por accidente. Ellos están más pendientes del dinero y de las oportunidades, porque socialmente han vendido la idea de que los hijos son el obstáculo en el desarrollo de una persona”, señala Luis Alberto Rengifo, sicólogo especialista en infancia y adolescencia.

Y justo cuando el hombre se siente presionado por el deseo de la mujer, podrían generarse problemas de pareja como discusiones, distanciamientos y hasta separaciones.

Para evitar estos inconvenientes se debe hablar con el cónyuge.

La llegada de un bebé

Los hijos deben llegar cuando la relación de pareja haya disfrutado de los aspectos íntimos y propios de la relación, ya que ellos restringen los momentos propios de pareja.

“También se deben tener en cuenta la posición económica y la preparación emocional e intelectual de cada uno. Esto facilitará una mejor educación y compromiso”, añade Rengifo.

Lo que se debe evitar rotundamente es buscar un hijo como medio de fortalecimiento de la relación. Esto podría darla por finalizada.

Al hablar se recomienda...Que sea en un lugar cómodo para la pareja.En un momento de descanso.Que la conversación sea programada.Hablar con tranquilidad, guardar la cordura y estar dispuestos a respetar y comprender la posición de la pareja.Si alguno de los dos no quiere tener el hijo, se debe tomar una decisión concreta.No se puede embarazar sin el consentimiento de la pareja.Si el problema de pareja persiste, debe tratarse con especialistas en el tema. Es mejor tratar la prevención y no el problema.