¿Cómo asear al recién nacido?

Consejos útiles para tareas que suenan fáciles, pero que no resultan tanto

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
septiembre 27 de 2013 , 02:02 p.m.

Antes los cuidados del recién nacido estaban más ligados al instinto o a los mitos populares que se heredaban de las abuelas, o de las madres, sobre el tema, como bañarlos con leche o taparles el ombligo. Hoy, con la abundancia de información especializada y la guía de los médicos, existe más orientación sobre cuáles son esos cuidados especiales que se requieren con el bebé y por qué.

Cuidado con las uñas

Al momento de cortar las uñas del recién nacido, rutina que debe hacerse semanalmente para evitar que el bebé se haga heridas y mantener un mejor aseo, lo más recomendable es hacerlo mientras él duerme, para evitar que se mueva mucho, o después del baño, que se supone el niño está rejalado.

A la hora del baño

Para asear al niño las familias de hoy se preocupan porque el agua tenga la temperatura ideal, y si es prudente o no usar jabón o champú los primeros días. El baño, además de mantener limpio al niño, le ayuda a relajarse y se convierte también en una rutina de contacto con sus padres. Es importante verificar la temperatura del agua, que debe estar entre los 25 a 30 °C. La manera más sencilla de verificarlo es con el codo. Antes de bañar al niño, el pañal debe estar limpio o recién aseado para evitar contaminar el agua.

El ombligo

El llamado muñón umbilical debe secarse y caerse, en promedio, entre 10 y 21 días después del nacimiento. Sin embargo, requiere cuidados muy especiales para que no se vaya a infectar. En estos casos la recomendación médica es asear, con cuidado, la circunferencia del área con alcohol yodado, y procurar que la zona quede seca después del baño. Al caerse el ombligo, el cuidador debe continuar con el aseo para evitar que haya una contaminación. En caso de que el ombligo se vea enrojecido, caliente o presente secreción se le debe dar manejo médico.