Conoce una enfermedad que afecta la piel de tu hijo

Una afección de la piel difícil de manejar, pero si se diagnóstica a tiempo puedes evitar secuelas.

Dermatitis

Una enfermedad que no es contagiosa, pero es bastante molesta, por eso debes tener los cuidados necesarios para que tu bebé no sufra.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
diciembre 05 de 2017 , 12:48 p.m.

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel, una alergia que se presenta muy rara vez, generalmente durante los primeros años de vida, provocando hinchazón, picazón y enrojecimiento, los cuales a su vez generar una sensibilidad extrema en la piel.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Eczema en Estados Unidos, la dermatitis atópica afecta al 10 por ciento de los bebés y niños. La organización confirma que la causa exacta de esta enfermedad se desconoce, pero frecuentemente se puede generar por temas genéticos hereditarios.

Los especialistas afirman que dichas condiciones genéticas están directamente relacionadas con las personas que sufren de asma y fiebre del heno, incluyéndolas dentro de una categoría de enfermedades llamadas la tríada atópica. Por ello, confirman que la probabilidad de que un niño herede la dermatitis atópica cuando sus padres sufren de alguna de las enfermedades mencionadas anteriormente, es del 50 por ciento.

Sin embargo, hasta el 30 por ciento de los bebés que no tienen familiares con ningún tipo de alergias pueden llegar a sufrir de esta enfermedad, debido a que su piel se inflama por el exceso de células reactivas en la piel. Las erupciones pueden iniciar en diferentes etapas comprendidas entre los primeros cinco años de vida.

Factores desencadenantes

En los niños, la influenza o infecciones respiratorias pueden ser causantes de esta enfermedad y en algunos casos, el invierno o por el contrario, la sudoración causada por el verano, influyen en su desarrollo. Por ello, la Asociación Nacional de Eczema menciona los factores más frecuentes que desencadenan los síntomas:

  1. Cuando la piel de tu pequeño está seca es probable que se vuelva mucho más frágil a la suciedad, gérmenes y químicos externos.
  2. Los alérgenos del ambiente como el polvo, el polen, los alimentos y la pelusa de mascotas pueden desatar un episodio.
  3. La intolerancia a algunas telas, detergentes o productos para la piel.
¿Cómo reconocer la dermatitis atópica?

Estas erupciones en la piel se pueden presentar con brotes, inflamaciones, enrojecimiento y resequedad, generando mucha irritación y comezón. De ahí que los daños en la piel de los niños son ocasionados por acciones como rascarse y frotarse, acciones que los bebés y niños pequeños no pueden controlar.

Por otra parte, un aspecto clave para que puedas reconocer la dermatitis atópica en tu bebé es la localización de la erupción, que generalmente inicia en la cara, rodillas y codos. En la infancia se ubica en los pliegues de codos, rodillas y rara vez se extiende a las manos.

Ten en cuenta que lo mejor que puedes hacer es consultar a tu médico cuando alguno de estos síntomas aparezca en la piel de tu pequeño para así tener un diagnóstico acertado.

Por otra parte, para la Asociación Nacional de Eczema en Estados Unidos la consecuencia principal y con la que deben vivir los pacientes de por vida, es la resequedad en la piel. Si los niños que padecieron esta enfermedad desde la infancia no tienen una curación en la adolescencia es probable que se extienda hacia la edad adulta o que tengan episodios intermitentes.

Dermatitis atópica

Puede que a tu pequeño se le presente esta enfermedad de la piel con brotes, inflamaciones, enrojecimiento y resequedad.

Foto:

123RF

¿Qué puedes hacer para disminuir sus efectos?

La recomendación de los especialistas es que se consulte a un médico cuando llegue la primera alerta o síntoma de la dermatitis atópica, así conocerás la forma de controlarla en tu pequeño. Por el contrario, si tu hijo ya fue diagnosticado, debes tener estos cuidados:

  1. Haz que el tiempo de baño sea corto, para evitar que la humedad lastime la piel.
  2. Ten en cuenta los productos recomendados por el dermatólogo para sustituir el jabón común.
  3. Humecta la piel de tu bebé constantemente en el día.
  4. Evita el uso de telas como la lana que pueden desatar la irritación.
  5. Limpia el sudor con pañitos.
  6. Corta las uñas del niño para evitar que se lesione la piel.
  7. Ponle ropa de algodón muy ligera para evitar la sudoración.
  8. Al salir de la bañera no frotes su piel con la toalla, procura que sea suave y seca con pequeños toques.