Tu perro y tu hijo, una relación gana gana

¿Temes que tu mascota deba irse al nacer tu bebé? Te decimos qué hacer para no renunciar a ella.

Mascota

Nunca dejes solo a tu bebé con tu perro o cualquier otra mascota.

Foto:

123rf

Por: Juan Diego Quiceno Mesa
enero 17 de 2018 , 06:04 p.m.

¿Eres de las personas que aman las mascotas y una de ellas es importante en tu vida porque su compañía te transmite sentimientos especiales? Y, ahora esperas un bebé y temes que tu amigo pueda, de alguna manera, interferir con el cuidado, seguridad, bienestar y salud del nuevo integrante de la familia… y, ¿debes elegir entre ese compañero y tu hijo?

Pues bien, estos miedos, aunque válidos y pertinentes, han sido aclarados poco a poco por la medicina humana y veterinaria. Según un estudio realizado por la firma GFK, el 29 por ciento de los colombianos tienen mascota, y de esa cantidad, el 80 por ciento tienen de mascota a un perro.

Esto significa que, según estimaciones de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), seis de cada diez familias colombianas tienen entre sus integrantes a un amigable ‘peludo’. Pese al amor que la mayoría profesa por esos amigos de cuatro patas, se estima que hay cerca de 900.000 animales domésticos abandonados a su suerte en las calles del país, esta cifra para los amantes de los canes puede ser realmente alarmante.

Tu perro puede prepararse también para la llegada del bebé

Para Juan Camilo González, veterinario de la clínica Dove, especializado en etología, rama de la medicina veterinaria que se dedica a estudiar el comportamiento animal, es primordial que la familia comprenda que “una mascota no es desechable”.

Así que, si no existe una prescripción médica puntual, puedes tomar la decisión de que tu perro y tu bebé convivan juntos pero, por tu tranquilidad y porque esa nueva amistad entre ellos sea perdurable, es aconsejable que realices una serie de acciones que preparen al perro para recibir adecuadamente al nuevo miembro de la familia, y que la llegada del bebé no represente un cambio abrupto en las rutinas de la mascota.

Aquí te damos algunos consejos:

- Si tú, la mamá, eres la encargada de sacar al perro a pasear o servirle su comida, es recomendable que con dos o tres meses de antelación al parto, sea tu pareja u otro integrante de la familia quien asuma esas responsabilidades. Esto permitirá que el perro se vaya adaptando al cambio, pues es normal que la madre se concentre completamente en el bebé los primeros meses, haciendo imposible que siga sus rutinas normales de atención con la mascota.

- Con la llegada del pequeño, el uso de algunos espacios de la casa cambia y debemos enseñar al perro para que se acostumbre. Aunque el doctor González recomienda que un perro siempre debe permanecer en el suelo, es usual que muchos permitan que se suban a la cama. Si esto es así, debes enseñarle a hacerlo solo en determinados momentos, y a que esté en un espacio de la cama alejado del bebé.

- Después del nacimiento, es importante que presentes ‘formalmente’ a tu hijo con tu perro, para que se familiaricen, por lo general los canes son muy amorosos con los niños y, otros les temen.

- Nunca dejes solos a tu bebé con el perro ni con ninguna mascota que tengas en casa, pues el perro es un animal de instintos, y el niño apenas comienza a conocer el mundo. Un error común de los padres, según González, es levantar al pequeño cuando el perro se acerca, lo que le envía al perro un mensaje de alerta o miedo. En tu compañía o de cualquier adulto, deja que la mascota huela al bebé y se acostumbre a su presencia.

- En la medida en que el niño va creciendo, es apropiado enseñarle que la mascota no es un juguete al que puede coger cuando le plazca, tirarlo o lastimarlo, debes enseñarle que es un ser vivo y que debe tratarlo con cuidado.

Si sigues estos consejos y acudes a los especialistas buscando una asesoría mucho más profunda, es muy probable que tu perro y tu hijo forjen una relación de amor y acompañamiento que durará toda la vida.