¿Te has preguntado por qué tu recién nacido empuña sus manitas?

Los puños cerrados en los bebés son normales, pero si esto no progresa o se tornan rígidos, consulta

Puñitos

Los especialistas explican en qué momento nos debe comenzar a preocupar este gesto.

Foto:

123rf

Por: Astrid López Arias
enero 30 de 2018 , 11:23 a.m.

Para los padres curiosos y cuidadores inquietos, nada pasa desapercibido, y por ello, cualquier actitud o estado repetitivo que notan en sus bebés, en especial si son primerizos, les causa inquietud y son motivo de consulta.

Esta vez, ABC del bebé, quiere ayudarles a responder a una pregunta que pueden estarse haciendo: ¿Por qué mi bebé, mantiene sus puñitos cerrados? Según los expertos, este es un acto reflejo común y normal, en primera instancia es algo que queda de la vida fetal, pues allí, los pequeños pasan mucho de su tiempo durmiendo y con sus puños apretados.

Tras el nacimiento y con el paso de las primeras semanas de vida, el recién nacido irá abriendo paulatinamente sus manitas es más, empezará a ejercitarlas abriéndolas y cerrándolas, incluso notarás que mientras duerme, muchas veces, las mantendrá abiertas.

Los pediatras indican que esa acción es parte del llamado ‘reflejo de agarre’, el cual indican, se empezará a perfeccionar y a volver muy común en niños más grandes, como parte de su desarrollo de su motricidad gruesa. Además, dicen los especialistas, al niño ir creciendo, se dará cuenta que sus manos hacen parte de su cuerpo y que puede controlar, mirar y coordinar su movimiento.

Cuándo lo veremos abriendo las manitas

Los puños cerrados serán frecuentes durante el primer mes de vida aproximadamente, después de las seis semanas más o menos, empezarás a ver que intenta abrir una mano y luego la otra, y así hasta que las abrirá ambas y de manera más relajada y sin tanta tensión.

Igualmente, si intentas, cuando tiene su manita abierta, tocar la palma de su mano, de inmediato buscará cerrarla, una reacción que hace parte de la mencionada acción de reflejo de agarre. Cabe anotar algo muy importante, que no es una constante pero que es bueno saber y estar atentos a ello.

Síntoma de alerta

Cuando un bebé no sólo cierra los puños, sino que está rígido, hay que consultar de inmediato, porque puede ser un síntoma de alerta de algún mal neurológico, como por ejemplo, la parálisis cerebral, por eso es tan importante que observes detenidamente, el comportamiento de tu bebé durante su crecimiento, y que consultes con tranquilidad lo que consideres necesario, o simples dudas como esta que ahora te hemos resuelto.

A lo largo del desarrollo de los niños se irán presentando reacciones, actitudes y acciones características del mismo proceso, que te llamarán poderosamente la atención, te admirarán y te harán muy feliz como padre o madre, y ese conocimiento y aprendizaje continuo, serán la pauta de muchos de los alcances que tendrá tu pequeño, en especial, en los primeros años de vida. Así que a estar vigilante, pero disfrutando cada instante.