Reflujo en los bebés: ¿cuando deja de ser normal?

Si bien es un trastorno que afecta a la mayoría de los recién nacidos puede generar complicaciones.

reflujo bebés

Un bebé con reflujo constante puede llegar a desarrollar una gastritis grave.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
noviembre 13 de 2018 , 05:45 p.m.

El reflujo gastroesofágico o RGE es un trastorno relativamente frecuente en los bebés. Pocos padres lo saben con certeza pero se produce porque el aparato digestivo del recién nacido aún está inmaduro, lo que hace que el esfínter esofágico inferior, que es un canal ubicado en el esófago cuya función es la de abrirse y cerrarse para permitir el paso del alimento hacia el estómago, no se cierre adecuadamente. Ello, en resumen, produce que la toma de leche o alimentos que ha hecho el bebé, regrese del estómago a la boca.

Así que esta afectación, que se manifiesta por regurgitaciones, consiste en la eliminación de parte de ese contenido que había llegado al estómago por la comisura de los labios del niño, lo cual se diferencia del vómito en que en este último el alimento sale por la boca con fuerza, de manera violenta, espasmódica y en cantidades mucho más abundantes.

Aunque, de acuerdo con el pediatra César Ernesto Prieto, el reflujo es un síntoma normal en los bebés de hasta 18 meses, aproximadamente, es muy importante prestarle la atención suficiente para erradicarlo cuanto antes, con el fin de evitar otros problemas de salud para el pequeño. 

De hecho, una de las consecuencias más comunes de esta alteración es que los jugos gástricos que hay en el estómago suban  por el esófago cada vez que el niño regurgita quemando sus paredes, las cuáles no están preparadas para  tolerar un pH tan ácido. Lo anterior trae como consecuencia una inflamación del esófago, lo que dificulta la maduración del esfínter del cardias del bebé (un músculo situado entre el esófago y el área del estómago que sirve para impedir el reflujo de los alimentos ingeridos).

Síntomas que no se pueden dejar pasar por alto

Según MedLine Plus, la biblioteca nacional de medicina de los Estados Unidos, los siguientes síntomas te ayudarán a identificar si este problema, tan común en los primeros meses de vida, se ha convertido en algo más complejo que necesita atención profesional:

  1. Tos
  2. Interrupción del sueño
  3. Dolor abdominal
  4. Espasmos
  5. Pérdida de peso
  6. Exceso de gases
  7. Infecciones recurrentes de oído
  8. Irritabilidad
Tratamiento y recomendaciones

Las siguientes son algunas recomendaciones que dan los expertos:
-Da la leche en pequeñas dosis pero más frecuentes
-Procura alimentar al bebé en posición 'sentado' y una vez termine, sosténlo en una posición vertical entre 20 y 30 minutos.
-Evita acostarlo inmediatamente después de la toma para que no se le devuelva la leche.
-Pon la cuna del bebé en una inclinación de al menos 45 grados en la cabecera.

¿Cuándo acudir al pediatra?

-Cuando la regurgitación sea muy frecuente y se presente incluso varias horas después de haber alimentado al bebé.
-Si trae consigo problemas de acidez que puedes identificar con la expresión del bebé al regurgitar.
-Si el hipo aparece más de una vez al día.
-Cuando hay vómitos abundantes.
-Si el pequeño suele mostrarse irritable e intranquilo.
-Si evidencias crisis de llanto a raíz del dolor causado por la regurgitación.
-Cuando te resulte difícil alimentar a tu bebé, a pesar de que el pequeño se muestre hambriento.
-Si hay una afectación del sueño del bebé o no logra dormir plácidamente dos o tres horas seguidas.