Alimentos vetados antes del primer año

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 24 de 2015 , 03:21 p.m.

Ha llegado el momento de que el bebé disfrute de nuevos sabores, texturas y olores en su menú. Por consiguiente, los padres deben tener precaución y ser prudentes ante este acontecimiento tan importante, ya que algunos alimentos introducidos antes del primer año de edad les pueden hacer daño u ocasionar alergias.

Los alimentos sólidos harán ahora parte de la dieta del niño, sus necesidades nutricionales se amplían, sin dejar de lado la leche materna que seguirá acompañando su alimentación diaria, porque aún posee nutrientes necesarios para su desarrollo en esta etapa.

Antes del primer año
Su hijo le demostrará que está preparado para los alimentos sólidos cuando se pueda sentar, así sea con apoyo. También cuando tenga control de su cabeza y cuello sosteniéndolos para no ahogarse con la comida, si mueve la boca cuando ve comer a otros y muestra interés queriendo alcanzar lo que alguien más está comiendo.

Los primeros alimentos deben ser suaves y blandos y evitar que contengan ciertos componentes que su cuerpo no puede asimilar fácilmente.

“Los productos lácteos como yogur, kumis, leche de vaca o leche entera no deben darse antes del año”, advierte Elizabeth Sanabria, nutricionista de la Fundación Cardioinfantil.

Este tipo de productos no contienen los nutrientes y grasas esenciales que requiere el pequeño para su crecimiento y desarrollo.

Evite las alergias
Alimentos muy grasosos, embutidos o la comida de mar pueden generar problemas en los niños. Algunos de esos productos son:
• Huevo
• Chocolate
• Fríjoles
• Mermeladas
• Cebolla
• Ajíes
• Jugos con preservativos
• Gaseosas

Si el niño menor de un año las consume, puede presentar reacciones alérgicas. Algunas de las manifestaciones son manchas y ronchas en la cara o en la zona del pañal, diarrea, ojos rojos, cólico y vómito.

“Las leguminosas como lentejas, fríjoles o garbanzos aumentan el peristaltismo incrementando la diarrea”, advierte Alicia Cleves, especialista en nutrición infantil.

Sal y azúcar: el exceso de sal podría recargar los riñones del bebé; además, no se nace teniendo una preferencia especial por este tipo de sabores, el gusto se va desarrollando con el tiempo. No se guíe por su paladar cuando prepare la comida del niño, le parecerá insípida, pero a él le agradará.

La miel: puede ocasionar botulismo o intoxicación en el bebé.
Las frutas cítricas y frutos rojos: como fresas, moras y cítricos (naranjas, mandarina, etc.) pueden producir alergias.

“La gente asocia cítricos con vitamina C y, por ejemplo, la guayaba contiene bastante vitamina C y no es ácida”, explica Pedro Duarte, médico infantil.

En cambio de ese tipo de frutas, prepárele un puré de banano, de ciruela o jugo de manzana, obviamente sin ningún tipo de endulzante.
Jugo en exceso: más de seis onzas diarias no son recomendables, ya que pueden desplazar las necesidades de vitaminas, grasas y proteínas que contiene la leche materna. Si le brinda al bebé jugos de frutas naturales, procure hacerlos diluidos.

Sobre las verduras: evite la remolacha, los vegetales de color verde oscuro como el brócoli, porque contienen demasiados nitratos y no son adecuados para el bebé.

Alimentos de alto riesgo
Los siguientes productos podrían ocasionar ahogamiento
- Uvas
- Cerezas
- Nueces
- Maní
- Maíz pira
- Mazorca
- Caramelos o dulces

Recuerde tener en cuenta los antecedentes familiares de alergia con cualquier alimento nuevo que introduzca por primera vez en la dieta del pequeño, así como hacerlo moderadamente, uno por vez, y ver si lo tolera o no.

Ana María Gutiérrez de Piñeres Ch.
Para ABC del bebé