Conoce las consecuencias de dormir con tus hijos en la misma cama

Dormir con ellos está bien en los primeros meses, pero luego hay que establecer límites.

Conoce las consecuencias de dormir con tus hijos en la misma cama
Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
enero 24 de 2017 , 09:50 a.m.

El tema del colecho o cama familiar es una práctica cotidiana en muchos países del mundo, en especial de América Latina. Entretanto, en Europa, Norte América y Australia no es una práctica común, mientras que en culturas como la japonesa, es completamente normal y puede extenderse a lo largo de los primeros cinco años de vida de los pequeños.

A muchos padres compartir el lecho con sus hijos les brinda seguridad y la oportunidad de atenderlos bajo sus necesidades y demanda, en especial en la noche frente a cualquier eventualidad, como el tema de la alimentación o verificar su estado general de bienestar, sobre todo, cuando son recién nacidos o durante sus primeros meses de vida.

Para el pediatra Gilberto Acuña, médico especialista en educación y asesoramiento familiar, el hecho de dormir en la misma cama con los niños no debe convertirse en un acto repetitivo. “A los pequeños el colecho los afecta en su parte social y personal, y a los padres en su vida sexual activa y derelación de pareja, ya que el niño siempre estará en medio de los dos”.

Igualmente, el experto Acuña indica que lo recomendado para que eso no se convierta en un problema, es que desde temprana edad se creen en los niños buenas rutinas de sueño, en las que exista una hora establecida y un lugar adecuado para descansar, como lo es su propio cuarto.No olvides: Tips para que su bebé aprenda a dormir solo

 “Desde los 7 meses de edad los padres ya deben crear ese espacio de descanso para sus hijos. Claro, si es un menor que no sufre de reflujo, que no come tarde en las noches y que no padece apnea de sueño”, añade Acuña. De esta manera, su pequeño se acostumbrará a dormir solo, aunque empezando esa dinámica es muy posible que se despierte en la noche, se asuste y llore.

Al respecto, la psicoanalista Mónica Cardenal, especialista en niños y adolescentes, afirma que el que el pequeño se sobresalte al verse solo en su cuarto es normal, pues despertarse en medio de la noche y no estar acompañado,aumenta las ansiedades de muerte y separación. “El chiquito se siente desprotegido y requiere de la voz familiar de los padres o una caricia para seguir durmiendo o necesitará de compañía para conciliar el sueño de nuevo”, explica Cardenal.

Por su parte, el psiquiatra infantil Christian Muñoz indica que en esos casos, lo recomendado es “buscar la causa del llanto, consentirlos, explicarles que no hay de qué temer, besarlos y hacerles entender que todo está bien. Esto, seguro, los calmará”.Lee también: ¿Deben los padres dormir con el bebé en la misma cama?

CÓMO MANEJAR EL TEMA

Elige una hora para ir a dormir

Es muy importante establecer rutinas como ya se ha dicho. Por ello, elegir una misma hora cada día para ir a descansar educará a tu pequeño y le hará crear ciclos organizados de sueño. Así que no es aconsejable que cambies por cualquier razón esa hora, ya que crearás confusión y entorpecerás su proceso natural de sueño.

Analiza las razones para dormir juntos

Debes pensar si el dormir juntos es una necesidad de tu pequeño o inseguridad o miedo de los padres, pues esto te ayudará a manejar la situación. Escucha y analiza las razones y así podrás explicar a tu niño si es un tema de miedo, temor a la oscuridad o simplemente el no querer estar solo.

Busca un objeto que le acompañe

Los niños crean apegos en especial a la madre y, por esto, se les dificulta dormir solos. Un buen consejo es buscar un objeto transicional que le ayude a tomar este paso sin tanta ansiedad, algo que te des cuenta, agrada mucho a tu hijo y que le brinda seguridad como una cobija o un peluche.

Mantén la decisión de que tu hijo duerma solo

En ocasiones, aunque se haya tomado la decisión de no permitir que el niño duerma en la cama de sus padres, por diversos motivos se vuelve de forma esporádica a esta práctica, ya sea porque el niño se encuentra enfermo o porque alguna situación los lleva a ello. Aunque esas excepciones pueden hacerse, hay que evitarlas durante el período de reeducación del hábito del sueño, pues tu hijo no está en condición de entender por qué sí o por qué no pueden dormir juntos

No dejes de leer: ¿Dormir con los hijos es bueno?