Su comportamiento e intereses cambian al acercarse el año

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
junio 13 de 2012 , 03:28 p.m.

Décimo mes

Décimo mes

Mejora su capacidad de concentración, le gusta observar las mismas imágenes una y otra vez y escuchar los mismos sonidos de forma continua.

Le encantan los objetos de su diario vivir: llaves, control remoto, ollas, así que comienza a imitar el comportamiento cotidiano intentando, por ejemplo, usar el teléfono o cepillar su cabello. Aprende observando.

Empieza a mover la cabeza de lado a lado como una forma de demostrar su rechazo o negación.

Distingue el tamaño de las cosas en relación con la distancia, reconoce acciones frecuentes como preparar la papilla o alistarse para salir y se aferra a un objeto para sentir seguridad. Experimenta miedo frente a nuevas situaciones.

Undécimo mes

Caminar se convertirá en su deporte favorito, de modo que hará gala de sus avances durante todo el día, a toda hora, sin descanso. Parecerá obsesionado con su práctica y usted lo verá levantarse y sostenerse con relativa firmeza para apoyar sus pies y dar ese primer paso. Paseará por todos los muebles de la casa.

Para ese logro, anímelo: pararse, caminar y mantener el equilibrio son habilidades que el pequeño debe dominar previamente si desea movilizarse en dos. Igualmente, demuestra avances en el lenguaje: cada objeto y persona a su alrededor tienen una designación muy particular, ya que los asocia por su nombre. Sus primeras sílabas, ‘pa’, ‘ma’, comienzan a cobrar sentido.

Su independencia es mayor. Es más consciente de su identidad y le atraen los juegos de acción.

Duodécimo mes

Quiere tomar decisiones por su cuenta y manifiesta su opinión a través de gestos, sílabas y balbuceos. Se muestra terco en algunas situaciones: querrá quitarse los zapatos una y otra vez, mientras usted insiste en ponérselos o intentará caminar por toda la casa, a pesar de las múltiples caídas que deba afrontar en dicha tarea.

Desarrolla un sentido de sí mismo, su vocabulario se incrementa, responde a preguntas e instrucciones y le gusta todo aquello que se desplaza.

Mejora su sentido del humor y descubre distintas maneras de hacer una misma cosa. Aunque es más autónomo, necesita aún de sus padres.