Comunidad

Los químicos potencialmente peligrosos que usamos en casa

Mucho se debate acerca de qué es nocivo y qué es inofensivo. Mientras tanto, especialistas de la salud recomiendan tomar algunas precauciones.

/ 8 de Julio de 2016
Los químicos potencialmente peligrosos que usamos en casa        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

"Hace diez años este consenso no hubiera sido posible, pero hoy las investigaciones al respecto son abundantes y los resultados, claros". Así de contundente es Irva Hertz-Picciotto, subdirectora del Departamento de Ciencias de la Salud Pública de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos.

La epidemióloga ambiental se refiere a los riesgos para la salud que puede implicar la exposición a algunos de los químicos presentes en los productos de uso diario.  Y el consenso al que hace alusión es el alcanzado por expertos estadounidenses de diversas disciplinas englobados en el proyecto TENDR (Targeting Environmental Neuro-Developmental Risks, que podría traducirse como Apuntando a los Riesgos Ambientales del Desarrollo Neurológico).

Riesgos y consenso

En la iniciativa, de la que Hertz-Picciotto es copresidenta, participan investigadores de las principales universidades de EE.UU., como Harvard y Columbia, miembros de organismos como el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Medioambiental, la Escuela de Medicina del Hospital Monte Sinaí, entre otros.

Todos ellos concuerdan que "la exposición continuada a químicos tóxicos presentes en nuestro aire, el agua, la comida, el suelo y los productos de consumo pueden aumentar el riesgo de discapacidades cognitivas, sociales o de comportamiento, así como desórdenes específicos en el desarrollo neurológico, como el autismo y el síndrome de déficit de atención con hiperactividad".

La de TENDR es la última de las voces que se ha alzado contra estos componentes, presentes en algunos alimentos, en plásticos y envoltorios, en cortinas de ducha, muebles, electrodomésticos, hasta en ciertos productos cosméticos y de higiene diaria.

También te puede interesar: Casa segura para los bebés

¿Cuáles son estos químicos potencialmente perjudiciales? ¿Y qué podemos hacer ante ellos?

1. Ftalatos:

Los ftalatos o ésteres de ácido ftálico son un grupo de productos químicos industriales utilizados como disolventes y para la fabricación de plásticos más flexibles o resistentes, como el policloruro de vinilo (PVC).

Gracias a estas características, se pueden encontrar en champús, acondicionadores, aerosoles para el cabello, perfumes, esmaltes de uñas, embalajes para comida, cápsulas de medicamentos y en juguetes sexuales. "Se calcula que al año se producen 4,9 millones de ftalatos a nivel mundial", señala el proyecto TENDR.

Varios estudios relacionan estos compuestos con cocientes intelectuales más bajos, con el síndrome de déficit de atención y con alteraciones en el sistema hormonal.

Así que, los expertos recomiendan tomar las siguientes medidas para reducir la posible exposición a estos componentes:

·         Optar por detergentes y lociones sin fragancia.

·         Para calentar la comida en el microondas utilizar envases de cristal, no de plástico.

·         No comprar juguetes cuya etiqueta dice que contienen DEHP, DBP y BBP.

·         Si el prospecto de un medicamento con cápsula menciona la palabra ftalato entre los principios inactivos, elegir otra marca.

·         Si vas a cambiar el piso de tu casa, evitar el PVC y optar mejor por madera o corcho.

No dejes de leer: No permita que su hijo se intoxique

2. Polibromodifenil éteres (PBDE)

Los polibromodifenil éteres o PBDE son compuestos bromados y se usan como retardantes de llama en plásticos y espumas. Se los encuentra en numerosos equipos electrónicos pero, sobre todo, en los muebles, pues se aplica en las espumas de poliuretano presentes en estos.

En 2006 el estado de California, EE.UU., prohibió su uso después de que un estudio de la Universidad de Columbia comprobara que la sustancia estaba presente en altas concentraciones en la leche materna, lo que se relacionó con un menor coeficiente intelectual y una pérdida de atención en los lactantes.

En Europa su uso está permitido dentro de determinados umbrales considerados -de momento- seguros. Sea como sea, estas son las recomendaciones de los expertos para minimizar la exposición a los PBDE:

·         Al comprar muebles con relleno, como sofás o sillones, leer la etiqueta con detenimiento y escoger el modelo "libre de retardantes de llama".

·         Limpiar el polvo de la casa con frecuencia.

·         Colocar un felpudo en la puerta, para que quien deje allí las partículas de PDBE que podría traer en los zapatos.

3. Mercurio

"El mercurio es una sustancia tóxica con efectos nocivos para el ser humano, en especial para las embarazadas, los lactantes y los niños", señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aun así, el mercurio y sus derivados siguen estando presentes en nuestras vidas. Las medidas para reducir su incidencia en la salud pasan por fomentar el uso de energías limpias que no se basen en la combustión del carbón, acabar con la minería de este mineral y dejar de utilizarlo en la extracción de oro y en otros procesos industriales.

Pero cada uno también puede poner de su parte para reducir la exposición a este compuesto tan tóxico, tal como señala la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades de EE.UU:

·         Desechar el termómetro de mercurio que tienes guardado en el cajón y sustituirlo por uno digital.

·         Deshacerte de las pilas ya agotadas por las vías establecidas y nunca tirarlas a la papelera común.

·         Asegurarte de que los cosméticos que usas no contengan mercurio.

·         Si por causa de una caries debes hacerte un empaste, solicitar una alternativa a la de mercurio, también conocido como amalgama de plata.

Lee la nota completa aquí

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp