Comunidades

El juguete acosador por el que Lego tuvo que pedir disculpas

Un padre publicó esta foto quejándose por el lenguaje utilizado.

/ 13 de Mayo de 2013
El juguete acosador por el que Lego tuvo que pedir disculpas        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Varios medios de comunicación citaron el caso de Josh Stearns, un padre de familia de 35 años de edad de dos hijos, residente en el oeste de Massachussets, en Estados Unidos, quien se quejó por un producto de la reconocida marca de juguetes.


Stearns publicó en su cuenta de Tumblr fotos de un conjunto de calcomanías de un juguete de Lego después de quedar sorprendido al encontrar una alusión al acoso callejero en estas.


El hombre, quien manipulaba las pequeñas piezas del juguete para mostrarlas a su hijo de cuatro años, quedó atónito con una imagen de un trabajador de construcción saludando con el brazo y un letrero que decía ‘Hey, babe’ (Hola, nena). Después del incidente, publicó en su blog que estaba decepcionado al ver cómo Lego se afiliaba al acoso callejero.


Aunque el mismo Stearns explicó que las calcomanías pudieron impactarlo porque había conocido sobre el tema hace poco a través de Hollaback, una organización que promueve el fin del acoso en las calles; y por la reciente celebración del Mes de Concienciación de Asalto Sexual en abril en Estados Unidos, afirmó que era un tema importante para tratar pues, aunque este tipo de acoso tal vez no es el más urgente al que se enfrentan las mujeres, existe actualmente y no cree que ese ‘Hey, babe’ sea el lenguaje apropiado para los juguetes de los niños.


Al poco tiempo de la publicación, este padre de familia notó cómo diferentes personas empezaron a poner comentarios negativos del producto en Amazon, algo que llegó a oídos de Lego, que dio respuesta a Stearns a través de un correo electrónico. Charlotte Simonsen, Directora Senior de la Oficina de Comunicaciones de la compañía en Dinamarca, le explicó que la producción de las calcomanías se había suspendido en 2010. También le escribió al padre de familia que la empresa normalmente utilizaba el humor "para comunicar la experiencia de la marca".


Ante esta comunicación, Stearns  respondió a la compañía diciéndole que estaba claro que mucha gente no había visto el humor en esa situación y pregunto sobre las licencias del producto.


Andrea Ryder, Jefe del Departamento de licencias de Lego, fue quien se pronunció esta vez y le escribió a Stearns que sentía que hubiera tenido una experiencia negativa con uno de sus productos, a lo que añadió que este ya no estaba disponible y "no se aprobaría este tipo de juguetes de nuevo".

Finalmente, Stearns quedó satisfecho y expresó estar feliz de ver que los de la marca vieron la gravedad del asunto, aunque añadió que esa “no fue su respuesta inicial”.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp