La importancia del deporte en la vida de los niños

Practicarlo de forma regular les genera grandes beneficios a los pequeños

Futbol en familia

Fútbol en familia

Foto:
Por: Annie de Acevedo
julio 05 de 2018 , 05:29 p.m.

A raíz del Mundial de fútbol y el interés de todos puesto en este certamen, este artículo es pertinente. Es bueno que todos los padres sepan cuáles son los beneficios de hacer deporte.

Practicar un deporte será algo muy importante en la vida de nuestros niños en formación. Hacer deporte no solo estimula lo motor, sino que ayuda a que las funciones cognitivas se maximicen. Los estudios científicos demuestran que el deporte y el ejercicio estimulan la memoria y las funciones ejecutivas del lóbulo frontal.
Igualmente, el niño que hace ejercicio físico de manera regular identifica más rápido los estímulos visuales que aquellos niños que se mueven poco. Las investigaciones también muestran que tienen mejor autoestima, se deprimen menos y sus niveles de ansiedad se mantienen bajos.

Hoy en día se sabe que hacer ejercicio a cualquier edad es de gran beneficio no solo para la salud física, sino para la mental. Por esto, brindarle a su hijo la oportunidad de entrar desde pequeño a un deporte puede ser crucial en sus vidas. Desde pequeños, hay que exponer a los niños a algún deporte que implique ejercicio al aire libre.
La neurociencia ha demostrado que al estar en contacto con la naturaleza también se estimula de manera significativa la capacidad intelectual de los niños. En estudios recientes sobre este tema se evidencia claramente que los niños que aprenden moviéndose graban más en su memoria que los niños que aprenden sentados en un salón de clases.

Al ver todas estas bondades, les sugiero a los padres que lleven a sus hijos al parque para que puedan jugar o hacer deporte con otros niños usando balones, raquetas, patinetas etc. A medida que crecen, es importante que saquen tiempo para practicar el deporte que les guste de manera regular. Pertenecer a un equipo de deportes, cualquiera que este sea, da un sentido de pertenencia, lo cual le hace mucho bien, especialmente al adolescente que busca identidad y fortaleza.

Pertenecer a un equipo deportivo significa también aprender a esperar el turno, lo que desarrolla en los niños tolerancia, respeto por los demás y paciencia. El deporte en equipo también obliga a los niños a colaborar con otros y aprender que la fuerza está en la unión y no en la individualidad. Igualmente, practicar un deporte ayuda a que el niño tenga una buena disciplina.

Los jóvenes que practican un deporte de manera regular son más organizados, estructurados y caen menos en adicciones y malas compañías. Es un antídoto contra lo negativo que les pueda ocurrir a medida que van creciendo. El niño o joven deportista no va a tener tiempo ni ganas de experimentar con drogas ni alcohol porque sabe que debe cuidar su cuerpo y su mente para estar en óptimas condiciones.
El ejercicio físico también les permite hacer catarsis, es decir, botar corriente, ya que al pegarle a una bola se liberan rabias y odios reprimidos, y esto es psicológicamente sano.

El buen hábito de hacer deporte se inculca desde muy temprano. Conozca bien las fortalezas de su hijo en cuanto a su capacidad deportista para que pueda llegar a disfrutarlo y a destacarse. Ojalá logremos que todos nuestros niños y jóvenes lo hagan, así tendremos más niños ágiles, en todo el sentido de la palabra.