¿Tiene algún beneficio disfrazar a tus hijos?

Personificar animales y seres fantásticos les ofrece varias ventajas para su desarrollo social.

NIÑOS DISFRAZADOS 1

Para los psicólogos, cuando los niños se disfrazan de personajes terroríficos tienen la posibilidad de asumir el terror con buen humor.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
noviembre 21 de 2017 , 12:17 p.m.

La celebración de una fecha como Halloween, también conocido como el ‘Día de las brujas’ deja ver algunas posiciones encontradas de padres de familia sobre qué tan conveniente es que los niños se disfracen de personajes terroríficos o vean en las calles decoraciones y atuendos que aluden a espantos y, a veces, a la muerte misma.

Mientras algunos ven en esta fecha una celebración inofensiva que divierte a grandes y a chicos, y en la que los más pequeños disfrutan vestir de su personaje favorito, otros se muestran preocupados por los efectos psicológicos que pueda tener en los niños e incluso, hay quienes consideran que el Halloween va en contravía de sus creencias religiosas.

En las redes sociales de ABC del Bebé, por ejemplo, nuestros seguidores tienen opiniones divididas: algunos padres señalan que los disfraces les ha ayudado a sus pequeños a enfrentar sus miedos porque ven a otros niños representando tales personajes lo que les genera familiaridad y gracia. “Mi hijo de 5 años le tenía miedo a los vampiros y a los hombres lobo, pero luego de ver a varios amiguitos y vecinos disfrazados de esa manera les perdió todo temor. Un día me dijo: mamá ya no le tengo miedo a los vampiros porque me acuerdo de Carlos Daniel (su primo) y me da risa porque se veía muy chistoso con esos colmillos de mentiras” contó Silvia Guerrero.

Otros en cambio, sostienen que estas celebraciones incitan a los niños a adoptar antivalores y comportamientos agresivos: “Es decepcionante ver cómo los padres compran disfraces horrendos para los niños, con espadas, pistolas, heridas y manchas de sangre. Eso solo promueve la violencia”, comentó Fernando M. Polanco, otro usuario.

A su vez, hay algunos aún más extremos que relacionan la celebración con rituales diabólicos y costumbres paganas. “Los niños del mundo entero “celebran" a Satanás, desconociendo los pormenores de esta fecha. En su lugar se debería clamar por la protección de los niños y jóvenes en nuestra familia, ciudad y país”, comentó Leydy Andrew Jared.

En cambio, otros padres apoyan la festividad como una jornada de entretenimiento que les permite a los niños socializar, conectarse con otros niños, jugar a representar diversos roles y en definitiva, divertirse.

NIÑOS DISFRAZADOS 2

Halloween es una buena estrategia para ridiculizar el temor sobre todo si se hace con una gran dosis de sentido del humor.

Foto:

123RF

¿Qué dicen los expertos sobre este tema?

Pero al final, ¿quién tiene la razón? ¿es adecuado que los niños se celebren Halloween? ¿en realidad les ayuda a despejar sus miedos o, por el contrario, les infunde nuevos temores y pesadillas?

De acuerdo con Ángel Ponce, terapeuta familiar, los padres no deben preocuparse de que sus hijos celebren Halloween porque “precisamente, se trata de una fiesta para divertirse y debe tomarse de ese modo. Los niños se entretienen disfrazándose y viendo los disfraces de los demás, les gusta asustar y se ríen de ello. Es una ocasión que les permite socializar”.

A su vez, el psicólogo Idelfonso Muñoz sostiene que este día es una gran oportunidad para que los niños afronten sus miedos. “Para muchos, puede ser aprovechada inconscientemente con un fin catártico puesto que, gracias al Halloween se ha conseguido frivolizar ese miedo a lo desconocido, a lo que aterra, a los monstruos, etc., y en lugar de ahuyentar a esos seres tenebrosos nos convertimos nosotros mismos en ellos y los despojamos de esa entidad sobrenatural y maligna que desprendían. Halloween es una buena estrategia para ridiculizar el temor sobre todo si se hace con una gran dosis de sentido del humor”, señala Muñoz.

Gracias a los disfraces muchos niños han conseguido frivolizar ese miedo a lo desconocido, a lo que aterra, a los monstruos, lo que les permite eliminar el temor

Por su parte, otros psicólogos advierten que hay niños a los que este tipo de celebraciones no les agrada tanto por lo que es esencial escuchar sus razones y no forzarlos ni presionarlos. En ocasiones, dicen los especialistas, los menores pueden rechazar estas celebraciones por temor a la muerte como consecuencia de eventos traumáticos, pérdidas recientes de seres queridos o por miedos transmitidos por sus padres. En estos casos, recomiendan a los adultos hablarles con naturalidad sobre la muerte como un evento que hace parte de la vida misma y con un lenguaje acorde a su edad y capacidad de comprensión.

Otras ventajas de celebrar Halloween con los niños

Más allá de que sea una tradición “importada”, una fecha catalogada como “comercial’ para vender atuendos o cualquiera de las connotaciones que se le quieran dar al 31 de octubre, lo cierto es que esta fiesta es disfrutada por millones de niños y según algunos psicólogos, les ofrece los siguientes beneficios:

 Les permite divertirse

Es una excusa estupenda para que tus hijos se diviertan, afronten sus miedos y hagan alguna infantil travesuras. Por eso, a los niños les encanta sobre todo si pueden disfrazarse de sus personajes favoritos y llenar su bolsa de golosinas.

Estimula la socialización

Una costumbre cada vez más extendida entre los padres es formar pequeños grupos con sus hijos para que vayan por las casas del vecindario llenando sus bolsas de dulces y golosinas. Así, esta fiesta se convierte en una oportunidad para que los niños socialicen con sus pares y hagan nuevos amigos.

niños disfrazados

Una de las ventajas que aporta esta fiesta es que se convierte en una excusa para que los niños salgan de casa y compartan con otros.

Foto:

123RF

Desarrolla su expresión
niños disfrazados 3

Al representar roles, los niños desarrollan su expresión corporal y su capacidad histriónica

Foto:

123RF

En Halloween los niños no solo se disfrazan de sus monstruos preferidos, sino que se ponen en la piel de esos personajes. Por eso, esta costumbre también es una manera para estimular su expresión corporal y sus habilidades interpretativas.