Ácido fólico: vitamina que ayuda a prevenir enfermedades mentales

El consumo de ácido fólico en el embarazo puede evitar que el bebé sufra de enfermedades mentales.

mamá y bebé

-

Foto:

123rf

Por: ABCdelbebe.com
julio 11 de 2018 , 04:19 p.m.

Un reciente estudio indica que los hijos de mujeres que durante su gestación siguieron una dieta rica en alimentos que contienen ácido fólico, tienen un menor riesgo, en su adultez, de ser diagnosticados con una enfermedad mental.

El fortalecimiento de los alimentos a base de granos con ácido fólico durante el embarazo, ya instituido en Estados Unidos en la década de los 90, para prevenir defectos del tubo neural (estructura presente en el embrión, del que se origina el sistema nervioso central) en los bebés, también puede reducir la incidencia de enfermedades mentales como la esquizofrenia en la edad adulta.

Allí, desde el 1 de enero de 1998, se busca que productos de granos comunes como el pan, la harina, la pasta, la harina de maíz y el arroz, sean enriquecidos con ácido fólico. Está comprobado que la ingesta de esta vitamina ayuda a prevenir posibles defectos en la médula espinal y el cerebro del bebé, que de presentarse pueden ocasionar discapacidades graves.

El ácido fólico ayuda en la prevención de la aparición de las enfermedades cardiovasculares y reduce el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer.

El estudio realizado por un equipo de investigación del Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos, demuestra que el consumo de ácido fólico durante el embarazo, además de ser importante para el buen desarrollo del bebé, reduce las posibilidades de padecer un trastorno mental.

Prevención desde el vientre

El autor principal del artículo publicado en JAMA Psychiatry, Joshua Roffman, del Departamento de Psiquiatría, dice que “las enfermedades mentales graves como el autismo y la esquizofrenia que atacan a niños y adultos jóvenes son devastadoras y crónicas y, en la actualidad, no tienen prevención o cura conocida.

Se cree que estas patologías comienzan en el útero, por lo que tiene sentido concentrar nuestros esfuerzos allí. Incluso, una parte de estos casos podría prevenirse mediante una intervención benigna y fácilmente disponible durante el embarazo, podría ser tan transformador para la psiquiatría como las vacunas han sido para enfermedades infecciosas o la fluoración para la odontología. Nuestros resultados con ácido fólico dan un importante paso en esa dirección”.

alimentacion en el embarazo

-

Foto:

123rf

El ácido fólico también contribuye al rápido crecimiento de la placenta y el bebé, y es necesario para producir nuevo ADN (material genético) a medida que se multiplican las células. Sin la cantidad adecuada de ácido fólico, la división celular podría verse afectada ocasionando el desarrollo insuficiente del bebé, generando otros defectos congénitos como el labio leporino, paladar hendido y algunos problemas cardíacos.

La vitamina puede encontrarse en diversos alimentos, como el cereal, el zumo de naranja y los vegetales de hoja verde. Es muy importante su ingesta diaria, especialmente durante las semanas previas a la concepción y durante las primeras semanas del embarazo.

La investigación

En el estudio se compararon imágenes cerebrales de jóvenes en edad escolar, nacidos justo antes de la regulación de la fortificación con los menores nacidos después. Se encontró que el aumento de la exposición al ácido fólico en el útero estaba relacionado con cambios en el desarrollo posterior del cerebro. Estos cambios cerebrales también indicaron menor riesgo para los síntomas de la psicosis.

Cerebro

-

Foto:

123rf

Las imágenes cerebrales revelaron que los jóvenes que nacieron después de la implementación de la fortificación con ácido fólico presentaban diferencias en la maduración cerebral en comparación con los participantes que nacieron antes de que comenzara el programa. Estas diferencias se caracterizaron por un tejido cerebral significativamente más grueso, y un retraso en el adelgazamiento de la corteza cerebral en regiones asociadas con la esquizofrenia.

Es decir, que los niños que recibieron ácido fólico en el útero tenían un riesgo mucho menor frente a este tipo de males, porque el adelgazamiento de la corteza cerebral se retrasó significativamente. El adelgazamiento de la corteza cerebral es un proceso de crecimiento natural del cerebro que ayuda a eliminar el exceso de acumulación entre las neuronas, pero el adelgazamiento acelerado se ha relacionado con enfermedades mentales como la esquizofrenia, el autismo y la psicosis.