Consejos para recuperar su cuerpo durante el posparto

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 11:45 a.m.

Las mujeres se preparan para enfrentar los nueve meses de gestación y algunas más precavidas mejoran su dieta y su rutina de ejercicios, incluso antes de quedar en embarazo. Pero son pocas las que se preparan para enfrentar el proceso de posparto, que, valga decir, es complicado y requiere de cuidado.

Parto por vía vaginal

Cuando el recién nacido tiene bastante peso, el piso pélvico de la mujer se distensiona. Esto puede ocasionar, no en todas las mujeres, problemas de incontinencia urinaria o disminución de placer durante las relaciones sexuales.

No controlar la pérdida de orina puede solucionarse al mes, aunque después de varios partos por esta vía, puede ser permanente. Para evitar este inconveniente, el ginecoobstetra Alejandro Rodríguez recomienda hacer un ejercicio sencillo: al orinar, puede apretar y soltar el recto y la vejiga. La fuerza que se hace ayuda a tonificar los músculos.

El ejercicio adecuado y guiado durante el embarazo favorece una recuperación más rápida de la figura.

De lo contrario, en el posparto las mujeres verán cómo el abdomen se ve flácido. “Los músculos se relajan y se atrofian o a veces se abren y producen una separación en la línea media que genera abultamientos cuando hace esfuerzos”, explica Rodríguez.

También aparece el conocido ‘delantal’, que es la piel sobrante después de la gestación y que no volvió a su lugar. Para evitar esto, se recomienda ejercitar los abdominales, aproximadamente una semana después de dar a luz, comenzando con rutinas cortas y de poco esfuerzo que aumentan con el paso de los días.

Durante el puerperio, la mujer debe enfrentarse a la recuperación de la episiotomía o de los posibles desgarros. El ginecoobstetra asegura que en estos casos “es conveniente tomar líquidos, evitar el consumo excesivo de dulces y comer verduras frescas”.

Además, muchas mujeres pueden sufrir estreñimiento y estas recomendaciones mejoran el funcionamiento del aparato digestivo.

No se deben olvidar los cuidados necesarios con las heridas. Hacer limpieza diaria y cambiar constantemente las toallas sanitarias.

Si el bebé nació por cesárea

Dependiendo del tipo de técnica quirúrgica con el que se haya realizado el parto, puede presentarse incontinencia, que desaparece al mes y medio. Incluso, puede haber un leve ardor al orinar.

El dolor puede generarse por las suturas de la cesárea. “Se forman unos nudos que comprometen estructuras como el nervio. Esto produce dolor constante”, dice Rodríguez.
En algunos casos aparecen alergias a las suturas y el cuerpo reacciona de manera exagerada. También puede formar abscesos o cicatrices gruesas. Para esto es necesario acudir al especialista, que aplicará medicamentos especiales.

Es posible que también las mujeres posembarazo sufran estreñimiento, como consecuencia de los suplementos de calcio que consumen las gestantes, sumados a las hormonas del embarazo que ponen lenta la digestión.

Para no olvidar

Comer carnes rojas aumenta las reservas de hierro que se ven afectadas con la gestación. Estas se recuperan entre seis meses y dos años después de dar a luz.. Es aconsejable tomar suplementos de hierro.

Lo mismo ocurre con el calcio. El especialista Rodríguez aconseja que “si la paciente no consume lácteos, debe tomar calcio en suplemento, porque la lactancia es un proceso fisiológico que genera osteopenia, es decir, una caída del calcio. Lo ideal es que estos suplementos sean complementados con el consumo de cuatro vasos de leche o yogur y un pedazo de queso diariamente”.

En los primeros días del posparto, la lactancia puede generar fiebre. Lo más importante para evitar molestias es la preparación antes del parto: hacer masajes y emplear estropajo suave durante el baño. Para evitar que se presenten hongos o bacterias, se recomienda poner los pezones varios minutos al sol durante el día y aplicar lubricantes para evitar que se resquebrajen. Uno muy favorable es la misma leche materna.

Los dolores lumbares son otra molestia del posparto, por la postura errónea al momento de lactar. Muchas mujeres dan de comer acostadas en la cama “y eso agota el cuello, produce dolor de espalda y las manos se cansan si es un bebé muy pesado”, dice el experto. Por eso, un consejo para evitar estas molestias sería lactar sentada en una mecedora, pues es la posición ideal.

Las mujeres que dieron a luz a través de una cesárea tienen mayor riesgo de sufrir una trombosis venosa; por eso, se recomienda hacer ejercicio, moverse, caminar y no quedarse en cama los 40 días del puerperio.

Tampoco es cierto que las mujeres no deban bañarse durante este periodo. “El agua no pica, ni enferma”, dice el especialista.

Sangrar durante este lapso también es normal. Sería ideal visitar al médico cuando el flujo es abundante y con olor extraño.

La piel también va a empezar a desmancharse. Al igual que otras zonas pigmentadas durante el embarazo como las axilas, el abdomen o la entrepierna, que se oscurecen. Las madres no deben apresurarse para emplear cremas desmanchadoras. A los dos meses, la piel retornará a la normalidad.

También es recomendable a los tres o cuatro meses realizarse una citología y empezar a planificar. Para esto, el médico orientará sobre el método anticonceptivo más adecuado que debe emplearse durante la lactancia.

Juliana Rojas
Redactora ABC del bebé.