Mitos y verdades sobre las pruebas de embarazo

Pruebas de embarazo: Cuales son, cómo funcionan y cuando realizarlas

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
enero 17 de 2013 , 02:56 p.m.

Unas gotas de sangre o de orina bastan para conocer la respuesta y saber si se está embarazada. No se necesita esperar horas para enterarse del resultado y tampoco se requiere mucho dinero. Realizarse una prueba de embarazo es muy sencillo; sin embargo, algunas mujeres tienen ciertas creencias al respecto. Resuelva las dudas.

¿Cuáles son los tipos de pruebas de embarazo?

Hay dos: en sangre y en orina (conocida como casera).

¿Cómo funcionan?

Estas pruebas buscan detectar una hormona llamada gonadotropina coriónica (HCG), que es producida por la placenta y solo se encuentra en la sangre o en la orina cuando la mujer está embarazada.

¿Cuándo realizarlas?

Una prueba de embarazo en sangre puede detectar la HCG más o menos 10 días después de la fecundación, incluso antes del retraso de la menstruación. En la orina, la hormona tarda un poco más en manifestarse y es necesario esperar cinco o nueve días luego de la fecha en que debería haber llegado el periodo, teniendo en cuenta que la mujer tenga ciclos regulares.

¿Qué diferencias hay entre ambas pruebas?

Son prácticamente iguales. Las dos tienen la misma sensibilidad y detectan el 99,9 por ciento de presencia de la HCG. La ventaja de las caseras de orina es que se pueden comprar fácilmente y su costo no es muy alto, pues valen entre 9 y 20 mil pesos. Eso sí, el precio no indica que sean mejores o peores. Además, permiten tener privacidad. Sin embargo, con la de sangre se puede cuantificar el nivel de la hormona para saber con más precisión cuánto tiene la mujer de embarazo.

“En definitiva, las dos pruebas son precisas, aunque las pacientes piensan que la de sangre es más confiable. Además, desprecian las pruebas que tienen menor costo porque creen que pueden dar un resultado erróneo”, dice el ginecólogo Juan Carlos Ramírez.

¿En dónde se realizan?

La de sangre en un laboratorio y los resultados tardan entre 10 minutos y una hora, como máximo. El sistema de salud (EPS) la cubre y solo se paga la cuota moderadora.
Las de orina se compran en una droguería o supermercado y no necesitan fórmula médica. El resultado se demora entre tres y cinco minutos.

¿Cómo se hacen?

Para la prueba en sangre se extrae una muestra del líquido y se deposita en un tubo para su posterior análisis. En cuanto a las pruebas de orina, por lo general se recogen unas gotas para ponerlas en un lugar determinado. La clave es seguir las instrucciones al pie de la letra y ahí se explica cómo se interpreta el resultado. “Antes se pensaba que tenía que ser con la primera orina de la mañana. No es así; se puede tomar cualquier a hora”, afirma Ramírez.

¿Hay algo que pueda afectar el resultado?

Los medicamentos no lo alteran. Tampoco si la mujer tiene gripa, es fumadora o ha ingerido bebidas alcohólicas. Algunas veces, los fármacos que contienen la hormona HCG pueden causar un positivo falso en el resultado.

¿Qué hacer si la prueba fue positiva?

Lo más indicado es consultar al ginecólogo para empezar a realizar los exámenes correspondientes y verificar que el feto está creciendo adecuadamente. Además, es conveniente iniciar una preparación prenatal.