¿Por qué es esencial controlar la presión arterial en el embarazo?

Si no se vigila durante la gestación, se aumentan los riesgos de desarrollar preeclampsia.

exámenes embarazo

Las muertes maternas por hemorragia, siempre se han considerado como una causa evitable y prevenible. De ahí, la importancia de realizar chequeos periódicos del estado de salud de la madre.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
marzo 12 de 2018 , 04:01 p.m.

Las mujeres hipertensas tienen mayor riesgo de desarrollar preeclampsia durante el embarazo. Esta condición puede desencadenar un alto riesgo para la madre y para el bebé, como partos prematuros, problemas renales y hepáticos.

La preeclampsia es el aumento repentino de la presión arterial después de la semana 20 de gestación. Puede ocasionarse debido a factores de riesgo como la edad, el grupo étnico, el primer embarazo, los cambios en el líquido amniótico, las alteraciones vasculares, el embarazo gemelar, la herencia y los factores nutricionales. Según la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión, las pacientes con hipertensión crónica y en estado de embarazo se clasifican como de alto riesgo obstétrico y necesitan un control prenatal más estricto.

Por esta razón controlar la presión sanguínea a diario es muy importante así como acudir donde el médico para que indique cuál es el tratamiento a seguir.

Dicha organización hace una serie de recomendaciones para bajar la presión arterial durante el embarazo, comenzando por el ejercicio. Sugiere sesiones de treinta minutos de ejercicios aeróbicos como nadar y caminar de manera suave y tranquila, mínimo tres veces a la semana, no sin antes consultar con el médico sobre esas actividades.

El sobrepeso es un factor de riesgo de la hipertensión. Por eso es fundamental llevar una dieta saludable durante todo el periodo de gestación, incluidas frutas y verduras a diario.

Y rigen las recomendaciones de siempre para todos los pacientes hipertensos: no agregar sal a los alimentos y reemplazarla por comino, pimienta y hierbas aromáticas; lavar siempre los alimentos enlatados para quitarles el sodio y comprar productos cuya etiqueta advierta que son bajos en sodio.