Ocho síntomas que pueden poner en riesgo tu embarazo

Conoce los síntomas y factores de riesgo que debes tener en cuenta para prevenir complicaciones.

Riesgos en el embarazo

Las futuras madres deben saber a qué riesgos se exponen para evitar complicaciones durante el embarazo y el parto.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
octubre 19 de 2017 , 12:09 p.m.

Aunque un embarazo controlado y bajo supervisión médica no suele presentar mayores riesgos, existen algunas dolencias que podrían complicar la salud de la madre y el bebé.

No se trata de que te alarmes, solo de que estés informada y tengas en cuenta ciertos síntomas que avisan si algo está fuera de lo normal. Lo importante es que los conozca y avises a tiempo a tu médico. Eso es vital.

Por lo general, estos síntomas o dolencias se presentan en los primeros seis meses, vamos a explicarte cuáles son, para que lo tengas en cuenta, sin que entres en pánico.

1. Preeclampsia

Esta enfermedad no siempre presentan síntomas, por lo que es muy importante que tu médico te orden pruebas en cada consulta prenatal, verificando tu presión arterial y, si nota que esta alta, te pida una prueba de proteína en la orina para determinar qué está sucediendo.

La preeclampsia se manifiesta con más frecuencia en el último trimestre del embarazo, pero puede aparecer en cualquier momento a partir del 5 mes de gestación, así como también durante el parto e, incluso, en las primeras 6 semanas después del parto.

Algunas mujeres presentan hinchazón en pies y manos, las náuseas y el aumento de peso, que pueden tomarse como efectos normales del embarazo, por lo que es muy importante consultar para determinar cuál es el origen de estas manifestaciones.

No se trata de que te alarmes sino de que estés informada y tengas en cuenta los síntomas que evidencias que algo está fuera de lo normal

2. Hemorragias

Si se presenta antes de la semana 24, corresponde a amenaza de aborto o embarazo ectópico. Luego de este tiempo, puede ser un caso de placenta previa o despredimiento de la misma. El especialista confirma el diagnóstico de un sangrado, pues a veces proviene del aparato urinario, del recto (hemorroides) o de lesiones en la vulva, cuello del útero o vagina y no compromete la vida del feto.

3. Embarazo ectópico
Ocurre cuando el embrión se instala fuera del útero y lo hace en las trompas de Falopio, en los ovarios, en la cavidad abdominal o en el cuello uterino, por una obstrucción física en la trompa debida a la cicatriz que deja una infección, una cirugía o un embarazo ectópico previo. La gestación no llega a feliz término, pero en pocos casos el feto sigue creciendo hasta romper las zonas donde se alberga.

4. Desprendimiento de placenta
Se puede presentar en cualquier momento, a partir de la semana 20 de gestación. Se diagnostica con ultrasonido y según la gravedad del desprendimiento y la etapa del embarazo, el parto se debe adelantar o esperar hasta que cumpla los nueve meses. Afecta a uno de cada 100 embarazos y es común en mujeres hipertensas, fumadoras o consumidoras de cocaína.

Por lo general, estos síntomas o dolencias se presentan en los primeros seis meses. Acudir a tu médico a tiempo es vital para llevar tu embarazo a feliz término

5. Diabetes gestacional

Es el incremento de azúcar en la sangre luego de la semana 20 de embarazo por diversos factores de riesgo (sobrepeso, diagnóstico de ovario poliquístico, diabetes previa al embarazo u obesidad) o por acción de las hormonas que aumentan el nivel de glicemia, durante la gestación. Su síntoma más evidente es el aumento de más de dos kilogramos por mes.

Diabetes

Aunque no tengas antecedentes, esta enfermedad se puede desarrollar en tu embarazo. De ahí la importancia de realizar los controles médicos frecuentemente.

Foto:

123RF


6. Anemia

Es la deficiencia de hierro ocasionada por los desequilibrios sanguíneos que sufre la mujer en embarazo (a partir de la semana 30 de gestación, el feto comienza a captar hierro de la sangre de su madre y, luego, en el parto, ella pierde gran cantidad del líquido).

Existen factores de riesgo para la anemia durante la gestación: si es embarazo múltiple, si la mujer presenta antecedentes de menstruaciones abundantes (frecuente en mujeres que planifican con DIU), si es adolescente y su alimentación es baja en hierro. De no tratarse a tiempo, aumenta el peligro de mortalidad materna tras el parto y de nacimiento prematuro; asimismo, la anemia retarda el crecimiento intrauterino.

7. Gingivitis

Es la Inflamación y sangrado de encías que se presenta en el segundo o tercer mes de gestación por la producción de la hormona relaxina (que relaja las articulaciones de la mujer para facilitar el parto).

Su prevención es sencilla: lavarse los dientes y emplear seda dental; de lo contrario, se formará sarro (mezcla de restos de alimento, bacterias y calcio de la saliva) en la boca de la madre, quien corre el riesgo de que los dientes se sigan moviendo o, eventualmente, se caigan.

8. Eclampsia

A pesar de ser poco frecuente (afecta a menos de uno por mil de los embarazos), la futura madre no debe bajar la guardia, pues puede pasar de preeclampsia a eclampsia, enfermedad que se manifiesta con dolor de cabeza que no cede con analgésicos, candelillas en los ojos, tinitus (pitos en los oídos) y dolor en la boca del estómago, como síntomas previos a la convulsión.

Incluso, la mujer también puede caer en estado de coma. De ahí la importancia de que el especialista la estabilice de inmediato. Puede presentarse desde la semana 20 de gestación y su tratamiento es interrumpir el embarazo, por eso el niño nacería prematuro; incluso, en casos crónicos, puede morir.