Embarazo y diabetes: cuida peso, alimentación y evita complicaciones

El ejercicio, la dieta y seguimiento médico te ayudarán para adelantar una gestación sin problemas.

Diabetes gestacional

Algunas mujeres adquieren la diabetes solamente durante la gestación, sin embargo, los controles deben continuar para descartar una posible secuela.

Foto:

123RF

Por: ABCdelbebe.com
noviembre 21 de 2017 , 12:09 p.m.

El 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad crónica en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar en la sangre, lo cual acarrea múltiples complicaciones, tanto para adultos como niños y adolescentes.

Se estima que en el mundo hay alrededor de 143 millones de personas con diabetes. La OMS considera que el 50 por ciento de las personas que tienen diabetes están aún sin diagnosticar y además, es una de las principales causas de mortalidad en el mundo.

Asimismo, la enfermedad de base tiene otras vertientes como la diabetes gestacional que es la complicación metabólica más frecuente durante el embarazo. Entre 2 y 20 por ciento de las embarazadas, presenta este trastorno, originado por la resistencia a la insulina que se produce por la elevación de las hormonas durante la gestación.

La diabetes gestacional suele aparecer o se diagnostica por primera vez, alrededor de la semana 24 a 28 de gestación y, al finalizar el embarazo debe volver a la normalidad. Sin embargo, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 está aumentando, por lo que es necesario que tanto la madre como el hijo tengan un seguimiento médico de por vida, y se chequen la glucemia al menos una vez al año.

Principalmente, la enfermedad ocasiona la pérdida de insulina, una sustancia segregada por el páncreas que permite al organismo convertir los alimentos que consume en energía, la cual se almacena en forma de azúcar o glucosa.

Durante el embarazo, la placenta produce hormonas que entran al torrente sanguíneo y afectan la capacidad del cuerpo para utilizar esa sustancia, cuya acción se altera aún más en madres obesas, pues las células grasas son altamente resistentes a la insulina, cuando esto ocurre las células no logran metabolizar la glucosa y se da un aumento en los niveles de azúcar en la sangre de la madre.

Glucometría

Las madres deben mantener controlados sus niveles de azúcar con ayuda de los controles médicos y una dieta adecuada.

Foto:

123RF

¿Qué pasa durante la gestación?

En una mujer en embarazo, que ve sus niveles azúcar alterados, la glucemia elevada pasa al feto a través de la placenta, obligándolo a producir mucha insulina, lo cual incrementa su crecimiento, porcentaje de grasa y lo convierte en un recién nacido macrosómico (que pesa más de 4 kilogramos al nacer).

Esto complica el parto y, generalmente, es posible que no llegue a término o sea necesario practicar una cesárea. Dichos neonatos tienen riesgo de hipoglucemia al nacer (bajos niveles de azúcar en la sangre), debido a la insulina alta circulante. Por eso es importante que la madre siga un plan de alimentación adecuado y realice ejercicios, por lo menos, 150 minutos por semana y mantenga bajo control médico.

Es importante que la madre siga un plan de alimentación adecuado y realice ejercicios, por lo menos, 150 minutos por semana y mantenga bajo control médico

Además, las madres pueden tener complicaciones como: elevación de la tensión arterial, pérdida de proteínas a través de la orina y edemas en los miembros inferiores. A esta situación se le denomina preeclampsia y es bastante riesgoso tanto para la madre como para el feto.

Afortunadamente, esta enfermedad puede controlarse bien y la mayoría de las madres tienen bebés sanos y normales. Las mujeres que presentan mayor riesgo de tenerla son las que tienen sobrepeso antes o durante el embarazo, con antecedentes familiares de diabetes tipo 2, y aquellas que llevan una vida sedentaria y que presentan ovarios poliquísticos.

Finalmente, es importante decir que existe la posibilidad de que los bebés cuyas madres han tenido diabetes gestacional tengan también riesgo aumentado de desarrollar diabetes tipo 2 a lo largo de su vida.

Para prevenir esto, los especialistas recomiendan mantener siempre, de manera exclusiva, la lactancia materna, durante los primeros 6 meses, luego enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios e incentivar el deporte.