La joven actriz Ana María Abello habla sobre su embarazo y sobre su hija, Martina

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
julio 13 de 2011 , 12:18 p.m.

Ana María y su esposo, Juan Carlos Ponce, trajeron hace año y medio al mundo a su pequeña.


E ra el día de su cumpleaños cuando Ana María sintió un mareo extraño. Lejos de sospechar que se trataba de un embarazo, su esposo, Juan Carlos, la tranquilizó justificando la sensación de vértigo como consecuencia de un temblor que había ocurrido ese día.


Después de transcurrir ese fin de semana, la sospecha continuaba. No solo una, sino “casi siete pruebas caseras”, cuenta la actriz, confirmaron la noticia. Iban a ser padres. “Ninguno se lo esperaba; al principio fue muy sorpresivo, sobre todo para Juan, pero después estábamos muy felices”, cuenta.


Un embarazo ‘enredado’
Ana María es una mujer amante de la onda natural. Aunque durante su periodo de gestación dejó de bailar hip-hop y patinar (dos de sus actividades preferidas), caminó y practicó yoga con frecuencia. “Es superbueno para el cuerpo y para la mente. Me ayudó a ejercitarme, a estar relajada y a fortalecerme”, dice.


Otro de los objetivos de esta actividad era preparar a la futura madre para un parto natural, un deseo que tuvo la actriz desde que comenzó su embarazo. Sin embargo, una complicación lo impidió.


Cuando tenía cinco meses, la bebé estaba enredada con el cordón umbilical. “Viajé a Cartagena, cuando tenía casi 7, y me practiqué una ecografía –cuenta Ana–. Afortunadamente, ya mi niña no estaba enredada, pero yo no dejaba de pensar en eso. Una noche, por ejemplo, no la sentía, me angustié tanto que pensé que había muerto. Pero no… A la hora, se movió”.


Y como estos nueve meses fueron bastante agitados, la pareja andaba en los preparativos de su boda y de la llegada de su hija, la actriz recuerda que la pequeña “se movía bastante dentro del vientre y seguramente eso ocasionó que se enredara de nuevo. Cuando llegó el día del parto, había riesgo de que se ahogara al salir y, por eso, decidieron practicar la cesárea”.


Nueva vida
El 22 de mayo del 2009 nació Martina. Su padre, Juan Carlos, fue el primero en cargarla, después de que Ana María la observara contados segundos. “En ese momento yo estaba como embobada. Esa sensación es lo máximo; no se puede creer”.


Después, la actriz tuvo la fortuna de dedicarse a la pequeña durante todo un año. “Yo le di leche materna todo ese tiempo. La verdad, como no estaba trabajando, nada me dio duro. Bueno… de pronto las trasnochadas, pero no fue mucho”, comenta. Además, “mi mamá me ayudó. La bañábamos todos los días, y como siempre me gustaron los bebés, ya sabía hacer muchas cosas”.

Durante estos 12 meses, madre e hija fortalecieron un vínculo muy fuerte. Ana María dice que permanecer un año dedicada exclusivamente al cuidado de su hija influye en la seguridad de la niña. “Más adelante, yo creo que ella se va a sentir más respaldada”, comenta.

Trabajo y maternidad                                   
Después de que Martina cumplió un año, Ana María inició las grabaciones de ‘La magia de Sofía’, una producción de Colombiana de Televisión que actualmente se transmite por el Canal Caracol.


“La novela es para niños. Allí, yo soy como la reencarnación de la mamá de una niña y me convierto en su niñera. Fue muy chévere participar en este proyecto porque debía trabajar con niños. Además, me sirvió mucho la experiencia de ser mamá porque, para ese papel, tenía que ser muy maternal y enseñarles cosas a los pequeños”, explica la actriz.

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé