Antojos extraños durante el embarazo

Los antojos pueden ser una oportunidad que algunas mujeres aprovechan para sentirse especiales.

Foto:

 -

Por: Abcdelbebe.com
noviembre 03 de 2015 , 12:27 p.m.

El embarazo trae consigo momentos maravillosos, entre ellos esas ganas de comer y, especialmente, de saciar ciertos antojos incontrolables, que hasta el momento no tiene respuesta científica que los justifique.

Hay quienes los atribuyen a los cambios hormonales que produce el embarazo, a la agudización de los sentidos e incluso se habla de su relación con las necesidades nutricionales del bebé para su desarrollo en el vientre.

Se estima que los antojos se dan entre un 60 y 90 por ciento de las gestantes. Aunque se recomienda satisfacer los antojos, hay que tener cuidado de no caer en un desorden alimenticio, pues en la gestación, hay que mantener una alimentación balanceada antes, durante y después de él.

Estudios indican que las áreas del cerebro que intervienen en el gusto están cerca de las que reciben los impulsos nerviosos originados en el útero durante el embarazo y el ciclo menstrual, y cuando las terminaciones nerviosas uterinas envían señales a sus receptores cerebrales, también activan los receptores de las sensaciones del gusto, generando antojos.

La Boston’s Tufts University reveló que el saber por qué se tienen antojos te ayudará a elegir lo que vas a comer y, de paso, a controlar tu peso. Además, sostiene que los antojos llegan por falta de nutrientes y micronutrientes, o por temas emocionales.

El antojo de postres y de alimentos dulces significa que el cuerpo busca fósforo, cromo, carbono, azufre y triptófano. Si, por el contrario, el cuerpo pide pan y pasta, se asociaría con deficiencia de nitrógeno: presente en los cereales, las legumbres, hierbas y fruta seca.

Si tú deseas bebidas frías, es porque necesitas manganeso. En ese caso, se sugiere que consumas frutas secas, granos integrales, semillas de girasol y de sésamo, la yema de huevo, legumbres y verduras de hojas verdes. Se cree que la leche materna hace que baje la concentración de manganeso poco a poco.

El mismo estudio indicó que los antojos no solo son provocados por déficit de nutrientes, sino por situaciones emocionales. Un ejemplo de ello es que mujeres con niveles bajos de serotonina (la hormona de la felicidad) tienden a preferir alimentos ricos en azúcar, grasa y sodio. Además, se cree que los antojos incluso pueden representar una necesidad de revivir recuerdos felices o se entiende como un tipo de escape de ciertas situaciones.

Según el doctor Gustavo Díaz, el problema de los antojos es cuando no son sanos, es decir, contienen demasiadas grasas y carbohidratos. Esos se deben controlar; por el contrario, si el antojo incluye verdura, proteínas o frutas no hay por qué preocuparse.