Tu piel refleja todo de tu estado

Es el órgano más extenso del cuerpo humano y, precisamente, es en él en donde se ven los cambios que tu organismo tiene en esta etapa de la vida.

Tu piel refleja todo de tu estado
Foto:

 -

Por: Astrid López
octubre 25 de 2016 , 03:11 p.m.

El órgano más extenso del ser humano es la piel y precisamente es en ella en donde se hacen más visibles los signos de todos los cambios hormonales, físicos y emocionales que tu cuerpo está viviendo con el embarazo.
Debes tener en cuenta que la mayoría de las alteraciones fisiológicas de la piel durante la gestación es frecuente y normal, y que la mayoría de ellas se irá tras el nacimiento de tu bebé sin necesidad de tratamientos o intervenciones.
Dichos cambios tienen que ver con síntomas vasculares, en las mucosas, las uñas, cambios pigmentarios, en glándulas sudoríparas, sebáceas y en el pelo. Generan en un gran número de las futuras madres acné, manchas en los pómulos y la frente, estrías, y piquiña localizada. Sin embargo, no todas las mujeres las presentan y algunas no sufren de ellas, lo cual depende de su condición genética particular, sostienen expertos.
Para aclarar las dudas que puedas tener sobre este tema, ABC del bebé consultó al doctor Manuel Darío Franco Franco, dermatólogo especializado en cirugía dermatológica, estética y láser, quien habla de las causas de estos cambios, el tratamiento a seguir y la prevención.

¿Cuáles son los cambios que se dan en -la piel de las embarazadas y por qué?
Hay cambios normales como el aumento de la tendencia a pigmentarse en una tonalidad más oscura a la de la piel en ciertas áreas (rostro, abdomen, pezones). También es posible la formación de estrías, crecimiento de los lunares existentes y aumento en las várices (venitas de las piernas). Hay otros cambios pero estos son patológicos en la piel, y deben ser evaluados por el dermatólogo en el caso que se presenten.  
Las mujeres de tez oscura son más propensas a sufrir esta afección que las mujeres de piel más clara. Eres además más propensa a desarrollar cloasma si hay historia de esta afección en tu familia. Los efectos del cloasma pueden resultar más pronunciados con cada embarazo.
¿Es cierto que el color de la piel cambia con la maternidad?
Sí, es cierto que el color de la piel cambia transitoriamente durante el embarazo, pero en la mayoría de los casos retorna a la normalidad después del parto.
¿Es posible prevenir o evitar las estrías?
Hay una influencia genética que determina fuertemente su aparición. Las estadísticas muestran que pueden aparecer hasta en 90 por ciento de las embarazadas. Sin embargo, la humectación de la piel diaria y el uso de aceites naturales o cremas especiales para prevenir las estrías pueden ayudar a que si aparecen no sean tan notorias. Obviamente, esto depende de la constancia con la que la futura mamita cuide su cuerpo, en lo que lo indicado es que se haga desde el momento en el que sabe que está en embarazo.  
Si hablamos de prevención, ¿existen alimentos que ayuden a las madres a mantener una piel saludable?
Sí, lo importante es llevar una dieta bien balanceada, con alto contenido en antioxidantes, lo cual es ideal para prevenir efectos indeseados en la piel. Los frutos rojos como arándanos, uvas, agraz, entre otros, son la mejor fuente de estos elementos. De igual forma, el aumento en la ingesta de proteínas y micronutrientes ayudará no solo a la madre y al bebé en camino, sino que mantendrá todo el organismo en un estado mucho más saludable.  
¿Cómo se pueden mitigar los efectos -que un embarazo deja en la piel?
Lo primero, y si hablamos del rostro, es evitar la exposición solar y aplicar de forma regular un protector solar con SPF de 30 o más, y también con protección UVA. Posteriores al parto, se pueden iniciar tratamientos dermatológicos a base de despigmentantes para ayudar a desvanecer las manchas de forma más rápida.
Si hablamos de otros temas como las estrías y manchas más pronunciadas, se pueden establecer tratamientos no invasivos y trabajar otros procedimientos para mejorar el estado y apariencia de la piel afectada.
Los cambios más comunes
Acné: algunas mujeres incluso antes de estar en embarazo sufren de acné y es muy posible que en esta etapa se vuelva más pronunciado. Lo ideal es mantener una limpieza diaria en la piel y evitar los medicamentos para no tener complicaciones con tu estado.
Piel reseca y comezón: es posible que sientas comezón en algunas partes del cuerpo, en especial en la barriga, las piernas y los senos, pero esto es completamente normal. Ante todo, evita rascarte porque esto puede acentuar la irritación y provocar marcas o brotes.
Manchas en la piel: esto también es normal y sucede en la mayoría de las mamitas; son marcas en la piel que cubren frecuentemente las zonas alrededor de los labios, los pómulos y la frente, que comúnmente se le llama 'máscara del embarazo' o 'paño'; su nombre científico es cloasma o melasma. 
Estrías: aparecen comúnmente en los pechos, el abdomen, las piernas y las nalgas durante los últimos meses del embarazo. Hay que decir que, aparte de una condición genética que te hace propensa o no a las estrías, el peso que adquieras durante tu embrazo -y si lo haces de forma rápida- también influirá en que estas aparezcan.
Várices o venas varicosas: son esas venas azuladas o moradas que pueden aparecer en las piernas. Muchas mujeres desde antes de estar embrazadas ya las padecen, pero puede que por los cambios que se suceden en esta etapa, la adquisición de peso y problemas de circulación, se pronuncien aún más. En el caso de las mujeres que no las padecen, debes consultar con su médico cuando vean que están apareciendo para controlarlas.