Antes del embarazo

Claves para elegir al ginecólogo y qué preguntarle antes del embarazo

Planee su embarazo y asesórese desde el comienzo con un experto.

/ 8 de Junio de 2012
Claves para elegir al ginecólogo y qué preguntarle antes del embarazo        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Planear un embarazo servirá para prevenir posibles abortos, complicaciones durante la gestación y enfermedades en la madre y el bebé. En Colombia, sin embargo, la planeación de la gestación se queda en deseos, puesto que las parejas no asisten a la cita preconcepcional (la consulta con el médico para programar el embarazo).
Según Juan Carlos Ramírez Mejía, ginecólogo de Profamilia, tan solo el 5 por ciento de las parejas que quieren tener un hijo asisten a este control previo a la gestación. Una cifra, según él, pésima.
En esta consulta se determina el estado de salud de la futura madre y el médico asesora a los padres en qué deben hacer antes de embarazarse. El doctor Ramírez afirma que la pareja debe prepararse en la búsqueda de ese bebé mínimo con tres meses de antelación, con el cumplimiento de los siguientes aspectos:
1. Seguro médico
Lo recomendable es que, mínimo, la paciente esté afiliada a un Plan Obligatorio de Salud (POS), el cual le cubre los requerimientos mínimos que necesitará durante la gestación. Sin embargo, los expertos sugieren una medicina prepagada, la cual cubrirá exámenes adicionales y le permitirá a la pareja tener un contacto directo y personalizado con el especialista y, además, elegir la clínica en la cual nacerá el bebé.
2. Acondicionamiento físico
Una mujer que se ejercita antes le permitirá no solo tener una gestación con menos dolencias físicas, sino también una mejor recuperación en el posparto, ya que los órganos internos lograrán una flexibilidad mayor y, así mismo, volverán a su lugar tras el nacimiento del bebé. Lo ideal es que la mujer practique cualquier deporte cinco veces a la semana, durante 30 minutos.
3. Hábitos saludables
Dejar el licor, el cigarrillo y las drogas debe ser prioritario. Además, la mujer debe evitar el exceso de grasas, harinas y dulces en su alimentación, con el fin de tener un peso ideal y, en la gestación, solo aumente el peso necesario, para disminuir el riesgo de desarrollar diabetes  gestacional, hipertensión arterial y trombosis.
4. Vitaminas prenatales
Los expertos siempre sugieren el ácido fólico mínimo dos meses antes de embarazarse. Esta es una vitamina que previene trastornos del tubo neural del bebé, también aporta a la salud cardiovascular de la madre. El médico le indicará el resto de suplementos que le sean necesarios, tales como calcio y hierro.
5. Esquema de vacunación
Es  importante que la mujer en edad reproductiva tenga un esquema de vacunación completo antes de la concepción. Si no conoce las vacunas que le han aplicado, el ginecólogo la puede asesorar.  Algunas enfermedades que pueden conducir a un mal serio en la mujer durante el embarazo son: toxoplasmosis, sarampión, rubéola, hepatitis A y B, varicela, tétanos, influenza, sífilis y sida.
6. Cita odontológica
Aaunque pocos médicos lo sugieren, es recomendable que la mujer visite al odontólogo antes de la concepción para la práctica de un chequeo general, ya que durante la gestación el aumento de hormonas hace la proliferación de bacterias de la boca que podrían ir a la sangre y producir una infección de la cavidad amniótica.
Exámenes
• Cuadro hemático: evalúa los glóbulos rojos (oxigenación del cuerpo), los glóbulos blancos (defensas del cuerpo) y las plaquetas (coagulación).
• Creatitinina: prueba de función de los riñones.
• Hemoclasifiación: se realiza para determinar el tipo y el factor Rh de la sangre de la madre.
• Glicemia: detecta los niveles de azúcar en la sangre.
• Hepatitis B y VIH: examen de sangre que se hace para evaluar la presencia de los virus.
• Serología para sífilis: algunas enfermedades de transmisión sexual se pueden detectar en una muestra de sangre, como es el caso del virus del herpes tipo 1 y 2, y sífilis
• Anticuerpos contra el toxoplasma y rubéola: descarta la presencia de estas enfermedades en la mujer. Si se presentan resultados negativos, antes de concebir, se toman las precauciones necesarias para evitar la infección.
• Prueba de Tiroides (TSH): se revisa el estado de la hormona estimulante de la tiroides.
• Prueba de orina con cultivo: se realiza con el fin de descartar infección en las vías urinarias altas o bajas.
• Ecografía transvaginal: sirve para evaluar el estado anatómico de los órganos genitales internos, fundamentales durante la gestación.
• Frotis de flujo vaginal: cultivo de cuello uterino y vagina para descartar infección vaginal.
• Citología: es recomendable una vez al año y sirve para evaluar el estado del cuello uterino y para verificar que no haya ningún tipo de lesión, tumor o presencia del cáncer de cérvix.
Para buscar al mejor
De quién serán las manos que van a sostener por primera vez a su hijo? Usted, seguro, querrá elegir el mejor ginecobstetra. Ramírez le sugiere a la pareja consultar con diferentes expertos antes de decidir quién será el médico que cuidará del embarazo.
Recomienda que sea una persona que les genere empatía, que les dedique tiempo, que esté atento a responder las dudas y, lo más importante, que les de siempre la información precisa.  “No es bueno dudar del médico y, por lo tanto, se sugiere hacer un listado de la edad, la experiencia y el reconocimiento que goza el doctor, para así definir su médico de cabecera”, indica Ramírez.
La ginecobstetra Catalina Valencia comenta que “muchas veces la escogencia del ginecólogo se hace siguiendo las sugerencias y recomendaciones de otras mujeres allegadas que cuentan sus experiencias positivas o negativas con un profesional específico. Sin embargo, como en cualquier otro tipo de relación interpersonal, no todos los obstetras son para todas las pacientes, ni todas las pacientes, para todos los obstetras”.
Los ginecobstetras Pablo Victoria y Andrés Daste recomiendan tener en cuenta lo siguiente antes de elegir:
Hombre o mujer: no interesa. Lo fundamental es que la pareja, en especial la mamá, sienta confianza con el especialista, ya que una mujer debe revelar sus secretos más íntimos (esto incluye sus genitales).
Claridad y sinceridad: el ginecólogo debe ser una persona que le explique de manera clara el porqué de todos los cambios y síntomas que está experimentando y, si existe algún problema, hablarle con sinceridad de las causas y posibles soluciones. Es necesario procurar que el especialista resuelva con honestidad cada una de las inquietudes, por más insignificantes que parezcan.
Conocimiento y experiencia: la embarazada debe confiar su salud en manos de un especialista que demuestre conocimiento en su área y tenga la capacidad de expresar conceptos claros frente a cualquier condición.
Compromiso, dedicación y constancia: es ideal que el ginecólogo esté al frente de todos los controles prenatales, atienda el parto y vigile el posparto. El especialista debe ser una persona disponible y de fácil contacto (ya sea por celular, teléfono fijo o e-mail) para que resuelva sus dudas de manera ágil y precisa.  Aunque existen limitaciones en el tiempo de consulta, el profesional debe indagar muy bien los antecedentes médicos, entorno familiar y hábitos de vida de la mujer.
Aspectos económicos: es necesario que las parejas tengan presente el factor económico y al escoger a un especialista hagan preguntas claras con respecto a los costos de sus servicios. De ese modo, es posible programar, organizar y conseguir los recursos necesarios o, por el contrario, reevaluar con tiempo las posibilidades.
La clínica: debe ser un sitio donde la mujer, su pareja y su familia se sientan cómodos y bien atendidos. Se sugiere tener en cuenta los siguientes aspectos:

• Que el obstetra tenga contrato para trabajar en la clínica que ella desea.

• Nivel de complejidad de la clínica, teniendo en cuenta que el embarazo puede ser de alto riesgo o que pueden presentarse complicaciones inesperadas. Una clínica no sólo debe contar con profesionales altamente capacitados y entrenados; también con recursos físicos y tecnológicos necesarios para dar respuesta rápida y efectiva a la eventualidad.

•Que la clínica cuente con una unidad de recién nacidos y pediatras neonatólogos para ayudar a la adaptación del bebé.
Flexibilidad: la mujer debe sentirse libre de cambiar de especialista cuando lo desee y este debe permitirle hacerlo sin recriminación u objeción alguna. A veces, se escogen profesionales por compromisos personales y familiares. Así que es conveniente escoger a alguien neutral con el cual no exista problema alguno si las expectativas no se cumplen.

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre Antes del embarazo

En Colombia ya existen médicos ginecoobstetras especializados en...

En Colombia ya existen médicos ginecoobstetras especializados en...        
 

Diez razones para escoger a su médico ginecoobstetra

Diez razones para escoger a su médico ginecoobstetra