Antes del embarazo

Efectos secundarios de la píldora del día después

Conozca como actúa la píldora del día después y sus efectos secundarios.

/ 4 de Diciembre de 2006
Efectos secundarios de la píldora del día después        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La anticoncepción de emergencia debe contar con orientación médica. Si se hace de forma indebida, podría tener efectos a largo plazo.

La anticoncepción de emergencia debe utilizarse con moderación. Su uso frecuente no sólo puede disminuir la efectividad del método sino alterar los patrones de la ovulación −inhibirla o retrasarla−, lo que dificulta el cálculo de los días fértiles.

Debe ser prescrita por un médico, ya que el objetivo es saber por qué se recurre a ella. Lo ideal es hacerlo sólo una vez −máximo dos− y al mes siguiente comenzar a planificar. Si, por el contrario, se utiliza con intervalos menores a dos meses, los efectos no se hacen esperar en la mujer: según Juan Carlos Ramírez, ginecólogo de Profamilia, es posible que se lleguen a formar quistes en los ovarios (por ovulaciones que quedaron detenidas), haya retención de líquido, malestar en los senos, dolor de cabeza o alteración del periodo menstrual (deja de venir o llega muy seguido, hemorragias o ausencia de menstruación).

“No es lógico utilizarlo de forma frecuente, ya que debe entenderse como un método de planificación de emergencia. Si se usa sólo una vez, se desordena el comportamiento natural de los ovarios de forma temporal y al ciclo siguiente se ajusta nuevamente. Pero al hacerlo de forma continua, es posible que se alteren otras hormonas diferentes a las de la ovulación y haya, por ejemplo, ausencia de periodo menstrual, crecimiento inadecuado del endometrio o compromiso del sistema óseo”, señala Cecilia Hernández, ginecoobstetra especialista en medicina reproductiva.

Cómo actúa y efectos secundarios

Este tipo de anticoncepción actúa de la siguiente manera: altera la ovulación o los procesos posteriores a ésta; produce cambios en el moco cervical para evitar el ascenso de los espermatozoides (lo hace impenetrable) e impide la implantación del óvulo fecundado.

Sus efectos secundarios pueden ser náuseas, vómito, dolor de cabeza y congestión en los senos, que duran máximo 24 horas después de ingerir el medicamento. “También pueden haber alteraciones en el ciclo menstrual: a la mitad de las mujeres les llega el periodo en la fecha esperada; a un 23 por ciento se les puede adelantar cinco días y a un 27, atrasar por cinco días”, explica Juan Carlos Vargas, ginecólogo de Profamilia.

Si se toma cuando el endometrio está crecido, es posible que se presente un primer sangrado, que suele ser abundante, y luego uno posterior. Los cambios menstruales varían de acuerdo con el momento del ciclo en que se ingieran las píldoras, indica Vargas.

Efectividad

La anticoncepción de emergencia reduce en un 85 por ciento la posibilidad de un embarazo. “Creer que al tomarla no va a haber embarazo y hay protección por más tiempo es un error, pues sólo protege por 24 horas”, añade Vargas.

Se recomienda tomar estas píldoras lo más pronto posible a la relación sexual, dentro de las primeras 72 horas. Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) demostró, incluso, una efectividad hasta de 120 horas, aunque entre la hora 73 y la 120 se observó una duplicación de embarazos (2,6 por ciento) en comparación con las primeras 72 horas, cuyo porcentaje de gestaciones fue del 1,64.

Métodos

Hay dos formas de anticoncepción de emergencia: la pauta de Yuzpe y la píldora del día después. La primera, que se remonta a los años 90, consiste en la toma de cuatro píldoras anticonceptivas cada 12 horas en dos dosis.

Sin embargo, debido a que no todas las pastillas traen la misma cantidad de progesterona y estrógenos es recomendable que visite al ginecólogo en caso de querer utilizar el método de Yuzpe, el cual puede producir efectos secundarios, como mareos, vómito y malestar general.

“Muchas tienen cajas anticonceptivas en casa y toman dos o cuatro píldoras cada 12 horas (método de Yuzpe), guiadas por la farmacia, para no recurrir a la del día después”, puntualiza Juan Carlos Ramírez.

La segunda forma –que es más efectiva–se basa en la ingesta de 2 pastas, 1 cada 12 horas o en una sola dosis, como lo recomendó la OMS.

Hasta hace 2 años, cuando sólo existía la marca que comercializaba Profamilia, se vendían, en promedio, 200 cajas diarias de la píldora del día después, tras su ingreso al mercado farmacéutico en el año 2001. Con la aparición de diferentes marcas comerciales, hoy se vende en muchas farmacias sin exigir fórmula médica.

El componente de ‘la píldora del día después’ es el levonorgestrel, un derivado sintético de la hormona progesterona, que la mujer produce después de la ovulación y mantiene el embarazo.

La píldora del día después está libre de contraindicaciones médicas, siempre y cuando no se tome de manera recurrente. Es un medicamento bien tolerado.

Ciclo menstrual

La hipófisis y el hipotálamo segregan hormonas que actúan sobre el ovario y estimulan el crecimiento de uno de sus folículos. Cuado éste madura, se rompe y libera el óvulo, mientras el ovario produce estrógenos que nutren el útero y hacen que su capa interna (endometrio) se vuelva un lecho frondoso, apto y listo para anidar el huevo fecundado.

También modifican la consistencia del moco cervical, el cual se vuelve transparente y receptivo a los espermatozoides. El cuello uterino, igualmente, se reblandece cuando está fértil.

El ciclo menstrual dura, en promedio, 28 días. La ovulación, que se produce a mediados de cada ciclo, dura 36 horas. Si el óvulo no es fecundando, se desintegra y reabsorbe. Si no hay fecundación, se produce el sangrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp