Antes del embarazo

Ejercicio facilita trabajo de parto y disminuye la posibilidad de sufrir una cesárea

Disminuye la posibilidad de sufrir diabetes y de padecer dolores físicos.

/ 26 de Diciembre de 2011
Ejercicio facilita trabajo de parto y disminuye la posibilidad de sufrir una cesárea        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Qué mujer no se ha quejado por dolores de espaldas, piernas o caderas durante la gestación? ¿O cuál no se ha preocupado por la recuperación del peso y la tonicidad después del parto?

Esas dolencias y preocupaciones, seguro, podrían disminuir si previamente la mujer ejercitara su cuerpo, específicamente los músculos utilizados en la gestación, y lo preparara para tolerar los cambios que ocurrirán con el embarazo.
Édgar Galeano, médico especialista en medicina del deporte, afirma que si bien el organismo de la mujer está creado a la perfección para recibir a un ser en su vientre, es necesario que ella ejercite todo su sistema osteomuscular (abdomen, lumbares, piso pélvico y miembros inferiores), para que le sea más fácil su parto y posparto.
“Una madre que practique ejercicio previo al embazo, mínimo seis meses antes, además evita el sobrepeso o la desnutrición, y reduce la probabilidad de complicación en términos de riesgo cardiovascular, metabólico o muscular”.
Sandra Alejo, entrenadora especialista en pilates de Moms and Babies, menciona entre las razones por las cuales la mujer debe preparar su cuerpo antes del embarazo el hecho de que en esta etapa, ella requiere de un buen equilibrio, coordinación, flexibilidad y memoria neuromotora que permita, después del parto, recuperar fácilmente la posición de los músculos y lograr el peso inicial.
El ejercicio beneficiará, entre otras cosas, la estabilidad en la columna de la mujer, el control de marcha y la coordinación lumbo-pélvica (de la espalda y la pelvis).  
Permitirá además que el transverso abdominal, el sitio donde estará el bebé, esté fuerte, activo y controlado, para que no se deteriore su condición cuando la mujer empiece a ganar peso y talla.
“El entrenamiento, preferiblemente, debe hacerlo un personal capacitado en el área. Este debe incluir ejercicios cardiovasculares, de fortalecimiento y, además, se debe conjugar con una nutrición adecuada”,
explica Alejo.

Ejercicio para el parto
Cuando la mujer se embaraza, el cuerpo empieza de inmediato a trabajar por dos. Ahora, debe suplir las necesidades de la madre y las del bebé en formación.
Jorge García Pertuz, ginecoobstetra especialista en piso pélvico y rejuvenecimiento vaginal, afirma que el hecho de  practicar ejercicio antes de la gestación ayudará a que ese nuevo ser viva en un lugar más fuerte y protegido.  
“La actividad física le brinda limpieza y fuerza al cuerpo, las cuales se convierten en el mejor ‘tono’ de vida para mamá y bebé. Por lo tanto, una de las mejores maneras para prepararlo es por medio del ejercicio cardiovascular y del fortalecimiento de áreas específicas ya mencionadas”, explica el especialista García.
Y es que la actividad física favorece, con más exactitud, en el parto. Quienes lo han vivido saben que este es un trabajo pesado. En ese momento, las mujeres no pueden parar de pujar, deben controlar su ritmo cardiaco, y la única y última parada será cuando nazca el bebé.
En cambio, si seis meses antes la mujer se prepara, camina, trota y fortalece su corazón, allí sí podrá parar en una esquina, descansar, recuperar sus pulsaciones y volver a empezar. Un trabajo que, en el parto, se verá notablemente cuando la mujer resista más de la cuenta y solo sienta la alegría de ver a su hijo recién nacido.
Por lo tanto, si usted ya desea planear su embarazo, dedique una hora de su tiempo a preparar su cuerpo. Si nunca ha practicado, aún no es tarde. Inicie con una rutina de 10 minutos de caminata y aumente cada semana, según su capacidad.
Busque la asesoría de un médico. Todos harán el mejor equipo, el cual tendrá como meta entrenar el cuerpo de la mamá, para que ese bebé se sienta todo el tiempo como un rey.

Ejercicios de Kegel
Según el especialista Jorge García, el piso pélvico es prioritario en el embarazo y el parto. Este lo conforman el grupo de tejidos que son los que sostienen lo que hay en el abdomen y la pelvis: útero, ovarios, vejiga, recto y los demás órganos de la cavidad abdominal.
"La importancia de fortalecerlo no solo radica en la facilidad que otorgará para el trabajo de parto, sino también para evitar dolores de espalda durante la gestación, además de disminuir la posible caída del útero y de la vejiga".  
Los ejercicios de Kegel servirán entonces para fortalecer los músculos de la vagina. Estos se pueden realizar en cualquier momento del día; solo basta con apretar la vagina. Es como trancar la orina.
Lo ideal es hacerlos tres veces al día, con una intensidad de cinco series por 10 repeticiones de 10 segundos de contracción por 20 de descanso.
“Estos ejercicios de Kegel van a disminuir la aparición de incontinencia y la caída del piso pélvico; además, te harán mejor amante, ya que tendrás mayor conciencia de tu cuerpo".  
Los estiramientos también son fundamentales. Tener flexibilidad en las piernas y en la espalda favorecerán el control del peso de la barriga.

Tenga en cuenta
Rafael Padrón Burgos, presidente de la Federación Colombiana de Asociaciones de Obstetricia y Ginecología, expone algunos beneficios de practicar ejercicio antes de concebir:
• Menores riesgos para la madre y para el bebé
• Menos dolencias en los músculos lumbares
• Baja la posibilidad de cesárea
• Disminuye las probabilidades de depresión y trastornos sicológicos
• El parto será mucho más fácil ya que tendrá una mejor actitud hacia él
• Menos riesgo de preclampsia y de diabetes gestacional

Testimonios reales
ABC del bebé reunió los testimonios de dos fieles seguidoras de nuestro producto. Una de ellas es consagrada al ejercicio, la otra nunca lo ha practicado.
Alexandra Hernández siempre ha sido deportista. Ballet, baile, tenis y atletismo hacen parte de su rutina.
“Estoy segura de que esto permitió que no me subiera tanto de peso en la gestación y, además, que recuperara rápido mi peso normal. Aumenté 12 kilos y a los dos meses del parto los perdí, quedé en 50 kilos. Pero el beneficio más grande que veo en el deporte es que me permitiró una gestación tranquila y una recuperación sin problemas".
Por su parte, Luz Yadit Roldán  lamenta no haber tenido el ejercicio en sus planes antes de embarazarse. “Confieso que nunca he sido amante del ejercicio, ni antes ni durante ni después del embarazo, pero después de que tuve a mi hijo, hace 4 meses, considero que es muy necesario, pues habría hecho mi embarazo mucho más llevadero debido a que al subir de peso los músculos sufren un sobreesfuerzo que termina por agravar dolencias existentes (en mi caso un problema en las rodillas) y permitir la aparición de otras como la lumbalgia. Estéticamente es la menor de mis preocupaciones, puesto que no soy modelo de Victoria Secret, pero los dolores y el parto hubieran sido mejores. Ya no me puedo lamentar".

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre Antes del embarazo

Actividades básicas que sirven de ejercicio.

Actividades básicas que sirven de ejercicio.