Antes del embarazo

Es posible volver a ser mamá después de una ligadura de trompas

/ 15 de Junio de 2010
Es posible volver a ser mamá después de una ligadura de trompas        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Una nueva pareja es la principal causa por la que las mujeres optan por recanalizar las trompas y volver a ser madres. Los expertos hablan de los casos en los que se puede echar atrás la cirugía y volver a embarazarse.
Aunque la ligadura de trompas se realiza como un método de anticoncepción definitivo, es posible reversarla para volver a tener hijos. Las causas más frecuentes para que las mujeres que se han operado decidan embarazarse de nuevo, según un artículo publicado en la Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología (2005), son en orden de frecuencia: una nueva pareja, deseo de más niños, muerte de hijos, y motivos religiosos.
La segunda opción ocurre generalmente porque se tomó la decisión de ligarse las trompas muy temprano y cuando los niños crecen, la pareja se siente sola y joven. En cuanto a razones religiosas, muchos optan por reversar la cirugía previa, pues un método de fertilización asistida (que podría ser otra opción) riñe con sus creencias.

 

La cirugía previa
La ligadura de trompas se hace, generalmente, ligando y cortando el conducto para evitar la unión del espermatozoide con el óvulo. Otra de las técnicas que se usan, con menos frecuencia, es la de anudar las trompas con una banda que, con el tiempo, estrangula un segmento para que esta se cierre espontáneamente más adelente, asegura Juan Carlos Mendoza, ginecoobstetra especialista en medicina reproductiva y director de Asociados en Reproducción.
Los dos métodos a través de los cuales se hace la cirugía son minilaparotomía y laparoscopia. En la primera se realiza una incisión de aproximadamente cinco centímetros para localizar las trompas y hacer el procedimiento. En la segunda, con un pequeño corte por el ombligo se introduce un lente a través del cual se hace la intervención.
El objetivo es que no se haga un gran daño en la zona, pues de esta manera es posible recanalizarlas si la mujer reevalúa su decisión en el futuro.

Para volver a ser mamá
Hasta ocho de cada diez mujeres que se someten a la recanalización de trompas se embarazan de nuevo, pero esto depende de que las parejas reúnan ciertas condiciones que enumera el doctor Mendoza:

•La edad de la mujer: es sabido que a mayor edad, menos probabilidades de tener hijos, por las circunstancias biológicas. Podría perderse tiempo determinando si funcionó o no la recanalización, cuando es posible que un método de fertilización asistida sea más rápido y efectivo.
•El sitio y extensión de la ligadura: el especialista determina si la cirugía para ligar no generó un gran daño en la trompa.
•Condiciones del hombre: muchas veces se les hace reversión de la ligadura con éxito, pero no se ha determinado si los espermatozoides de la pareja están en condiciones óptimas para fertilizar.
De acuerdo con el estudio presentado por la Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología, de las 127 pacientes analizadas durante 2 años, el 72 por ciento de las pacientes consiguió un embarazo y de ellas, el 10 por ciento logró hacerlo por segunda vez después de la recanalización a través de microcirugía, que de acuerdo con el doctor Mendoza es el mejor método, pues por laparoscopia los resultados no son consistentes.
La mujer permanecerá en sala de cirugía entre una y dos horas aproximadamente y tardará 24 horas máximo en salir del hospital, si se considera necesario, porque generalmente 10 horas después de la intervención estará en su casa.  Durante dos semanas permanecerá incapacitada y pasado un mes y medio podrá empezar a buscar un embarazo.
Los riesgos, como en toda cirugía, son complicaciones con la anestesia, infección, sangrado y lesión a otros órganos; pero la posibilidad de que se presenten es muy baja. También, las trompas se podrían cerrar de nuevo y en este caso,  la recanalización es fallida.
El éxito de la cirugía se mide durante el año siguiente a su realización. Si pasado este tiempo no hay una prueba positiva, se opta por una fertilización in vitro, pues una nueva recanalización tiene bajas posibilidades de éxito.
A la mujer se le estimula la ovulación, se le extraen los óvulos, se unen en el laboratorio con los espermatozoides de la pareja y ya fertilizados se implantan en el
útero.


Cuánto le cuesta
La ligadura de trompas es un procedimiento cubierto por el Plan Obligatorio de Salud (POS), pero su recanalización no, pues es una intervención que requiere una técnica más especializada. El precio depende del especialista y el tiempo en que tarde la cirugía. Podría estar entre 3 y 5 millones de pesos.
Cuando la pareja tome la decisión de recanalizarse, debe acudir  a médicos ginecólogos, especialistas en reproducción, pues cuentan con el conocimiento de la técnica y cuentan con el instrumental necesario. En estos casos, mientras menos tiempo se pierda, mayor ventaja, pues con el paso de los años será más difícil obtener un embarazo.

• Por: Juliana Rojas Hernández

Compartir artículo: Whatsapp