Antes del embarazo

Uso adecuado y efectos de la píldora del día después

Tomada por Thinkstock

/ 27 de Enero de 2014
Uso adecuado y efectos de la píldora del día después        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La única función de la píldora del día después es prevenir un embarazo, luego de que una mujer ha tenido una relación sexual sin protección anticonceptiva. Es decir, está diseñado solo para casos de emergencia, y puede reducir la probabilidad de concebir en un 85 por ciento.

La indicación para tomarla, entonces, es porque no se usó un método, hubo algún accidente con este o la mujer fue víctima de violencia sexual, explica el ginecólogo Juan Carlos Vargas, asesor científico y gerente de investigaciones de Profamilia.

Aunque comúnmente se llama píldora del día después, el tiempo ideal para consumirla es durante los tres días siguientes a la relación; es decir, en las 72 horas posteriores. Sin embargo, añade Vargas,  “la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estudiado que, si se consume entre la hora 73 y la 120 (es decir, entre el tercer y quinto día), también se logra prevenir embarazos, pero la eficacia es mucho menor”.

Como lo explica la ginecobstetra Cecilia Hernández, especialista en medicina reproductiva y médica de la Unidad de Fertilidad  de la Clínica de la Mujer, la píldora “contiene una carga de hormonas que, al ser recibidas en un periodo prudente, puede alterar el proceso de ovulación o incluso
la implantación”.

Para el doctor Vargas, cuando un médico la formula se está enfrentando a dos posibles escenarios. En el primero, cuando la mujer no ha ovulado, con el método de anticoncepción de emergencia se pretende alterar los perfiles hormonales del organismo de la paciente para que la ovulación no suceda, o lo haga más tarde.
Y cuando la mujer ya ha ovulado, en primera instancia, se altera el transporte del óvulo para que no se encuentre con el espermatozoide, haciendo que llegue más rápido al útero. Y, de esta manera, no se deje fecundar.

En ambos escenarios, añade el especialista, “se  altera el proceso fundamental en la fertilidad –llamado capacitación espermática–, que sucede en el cuello del útero. Es decir, la píldora afecta y hace más espeso el moco del cuello del útero y atrapa los espermatozoides para que no puedan llegar hasta el tracto genital superior a encontrarse con el óvulo”.

Efectos secundarios

Como efecto indeseable para las mujeres, la píldora puede causar irregularidad menstrual. Esta puede generar un cálculo más complicado de la ovulación y un mayor riesgo de quedar en embarazo, si se tiene en cuenta este proceso para planificar.

Estos  sangrados anticipados o retrasos se resuelven generalmente en ciclos posteriores, aclara la doctora. Cerca de la toma puede producir náuseas o, en algunos casos, vómito. Si se genera este último, es aconsejable repetir el consumo del medicamento.
Lo usual, dice el doctor, es que más o menos el 20 por ciento de las mujeres presenten náuseas y el 9, vómito. Y la mitad del total puede presentar irregularidad en la menstruación.

Ambos expertos coinciden en que es un método que no produce infertilidad. A largo plazo, dice Hernández, no está descrito que afecte la fertilidad, y dado que no cuenta con la eficacia de un método de planificación, no debe utilizarse de forma recurrente.

Además, si la mujer ingiere la píldora y esta no logra el porcentaje de efectividad, no tiene ninguna contraindicación con el futuro embarazo, según el doctor: “como la píldora de emergencia es hecha de un derivado sintético de la progesterona (una hormona que, como su nombre lo indica, es en pro o a favor de la gesterona –gestación–, no genera riesgo para la mujer ni para el feto en caso de que falle la píldora”.

Por otra parte, el vocero de Profamilia explica que “inicialmente, cuando la píldora salió al mercado, en 1998 o 1999, se decía que era para tomar muy ocasionalmente. Hoy día, después de 14 años de uso, se ha visto que la píldora se puede tomar incluso una o dos veces al mes en aquellas mujeres que repitieran ese accidente. Pero lo importante es que cuando la requieran se valore la necesidad de un método más seguro”.

Es decir, es la última opción que tiene una mujer para prevenir un embarazo, añade el doctor Vargas. Pero hay que evaluar, antes de la relación sexual, que existen una gran cantidad de opciones como los métodos ocasionales (condón y óvulos). Y los regulares, como los hormonales, el dispositivo y demás. 

 

 


 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre Antes del embarazo

El mal sexo es una bomba de tiempo

El mal sexo es una bomba de tiempo        
 

Beneficios y riesgos de los anticonceptivos después del embarazo

Beneficios y riesgos de los anticonceptivos después del embarazo