0 a 6 meses

Las primeras horas de vida

Conozca cuáles son los principales aspectos que se evalúan en el bebé

/ 29 de Agosto de 2016
Las primeras horas de vida        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Cuando el bebé nace, tanto los médicos como los padres quieren cerciorarse de que el pequeño esté bien, sano, vigoroso. Pero esto solo se logra a través de exámenes médicos que se realizan inmediatamente ocurre el alumbramiento.

Después de que el obstetra liga el cordón umbilical y el pediatra muestra el bebé a la madre, limpia el líquido amniótico de nariz y boca, y seca la espalda y las plantas de los pies para estimular la respiración adecuada, se le realiza el primer examen al niño fuera del vientre: el test de

Apgar.

Consiste en evaluar la respuesta del pequeño en el funcionamiento de sus órganos. Permite saber si el bebé se encuentra bien y respira de manera adecuada. Para ello, se debe evaluar la frecuencia cardiaca, el esfuerzo respiratorio, el tono muscular, la irritabilidad refleja o reflejos y el color de la piel, señala Juan Gabriel Piñeros, pediatra neonatólogo.

En la prueba se evalúa el estado general en una escala numérica que va de 1 al 10. Cada aspecto se califica de 0 a 2; es decir, se llega a los 10 puntos, si los aspectos evaluados se cumplen perfectamente. La medición se realiza al primero, quinto y a los 10 minutos de nacer.

“Si un bebé tiene los 5 parámetros normales, obtendrá un 10 y significa que está perfecto. Un Apgar entre 7 y 9 es aceptable, entre 5 y 7 está moderadamente disminuido y un resultado menor de 5 se considera severamente disminuido”, comenta Piñeros.

Puntos para evaluar

Frecuencia cardiaca: como el cordón umbilical sigue pulsando o auscultando directamente el corazón del bebé, la frecuencia se mide poniendo dos dedos sobre el cordón. El valor normal de un recién nacido es de 80/100 latidos por minuto; si es superior, recibirá dos puntos. Si es menor de 80-100, se obtiene 1. Si no tiene frecuencia cardiaca, el valor es 0.

Esfuerzo respiratorio: se evalúan intensamente los movimientos del tórax al inhalar y exhalar. La respiración normal del bebé se encuentra entre 40 y 60 veces por minuto y tiene buenos movimientos respiratorios. Cuando hay un esfuerzo normal, se obtiene 2. Si es débil, se califica con 1. Si se presenta paro respiratorio, el puntaje va a ser 0.

Tono muscular: se evalúan la tensión y el vigor de los músculos del recién nacido; se espera que sea un bebé activo para sumar 2 puntos más; debe flexionar y defenderse ante un estímulo táctil. Si es hipotónico, débil y flácido en las extremidades, el valor es 1. Si no hay tono, recibirá un 0.

Reflejo de irritabilidad: mide el nivel de respuesta del bebé ante algunos estímulos, como un pequeño pinchazo. Según algunos expertos, se mide por el llanto. Pero también se evalúa, por ejemplo, la respuesta del bebé ante la succión que el pediatra hace de las secreciones que hay en la nariz y la boca.

Lo ideal es que voltee la cara, cierre la boca. Si es débil, el puntaje baja o si se muestra indiferente ante estos estímulos, será 0. Color de la piel: si le llegase a faltar oxígeno al bebé, la coloración de los labios y las extremidades del bebé es azulada, aunque se debe tener precaución con este valor, pues a veces la causa puede ser el frío. Cuando esos son rosados, el puntaje es 2; si las manos y los pies están azules, pero el cuerpo permanece rosado, se dará un punto.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp