0 a 6 meses

Método extranjero propone que los bebés aprendan inglés desde los tres meses

'ABC del Bebé' habló con la creadora sobre su fundionamiento y aplicación.

/ 19 de Julio de 2012
Método extranjero propone que los bebés aprendan inglés desde los tres meses        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Ningún ser humano nace formado. Es necesario explorar para aprender a gatear, comer, dormir, caminar e, incluso, hablar. También para aprender a escribir, a montar en bicicleta y hasta para estudiar.
Hábitos y habilidades que se aprenden en un ambiente natural, con el ejemplo de los mayores y una repetición diaria. Estas características son las mismas que propone la lingüista israelí Helen Doron para aprender inglés, a través de su método de enseñanza Helen Doron Early English.
Una técnica que dio pie para fundar la compañía que lleva su nombre, en el año de 1985 en el Reino Unido, y que actualmente está presente en aproximadamente 700 centros en más de 32 países; 22 de ellos en España, y otros en Israel, Alemania,
China y Turquía. En Latinoamérica tiene franquicias en Ecuador, México y Perú.
ABC del Bebé contactó a Helen Doron, a través de correo electrónico, para explicar el funcionamiento del método y cómo debería aplicarse:
¿Cuál es la base teórica del método?
Esta se encuentra en la analogía entre aprender música de oídas y aprender un idioma de oídas, y esto está en el origen del método. Yo llevé a mi hija, en 1984, cuando tenía cuatro años, a que aprendiera a tocar violín con el doctor Shinichi Suzuki, quien enseñaba de una forma poco convencional: no hacía tocar un instrumento mediante partituras y aprendiendo solfeo, sino con la repetición. Así, pensé que las lenguas se podrían aprender de esta manera, porque, de hecho, cuando un bebé empieza a hablar, lo hace no porque le hayan enseñado con libros, sino por repetir las palabras que le dicen sus padres. Los niños que empiezan a conocer y tocar el violín con el método Suzuki, lo hacen escuchando música, y luego la repiten. Primero hacen ruido y sonido, antes de organizarlo en notas y melodías, y este es un método llamado ‘el lenguaje de la música’. Así, se podía hacer una analogía con la enseñanza de idiomas.
¿Cuál es el principal objetivo del método?
Bajo estas premisas desarrollé el método, usando el refuerzo positivo y la repetición de escuchas, y cree el material didáctico apropiado para este (canciones, cuentos, etc.), con el objetivo de que los niños ya desde muy pequeños aprendieran inglés como si fuera su lengua materna, de una forma muy natural y en un entorno que les hiciera sentir como en casa, porque en el hogar, de hecho, es donde aprendemos nuestra primera lengua.
¿Cuál es la edad apropiada para usar este método?
La edad apropiada es desde los tres meses de vida. Es importantísimo concienciar a la gente de que aprender una segunda lengua, cuando se es joven, es difícil; cuando se es adulto, es aún peor, pero para un bebé es fácil. Por eso, ese es el mejor momento. No hay que caer en el error de pensar que ‘como los bebés son bebés, para ellos será muy difícil aprender inglés’. Y, sobre todo, ser consciente de que un bebé no discierne entre la primera o segunda lengua; la
una será igual de importante a la otra.
¿Cómo puede aprender un bebé un segundo idioma si ni siquiera habla el suyo?
Está claro que con nuestras clases un bebé de tres meses no habla inglés perfectamente, pero lo que conseguimos es que lo vaya aprendiendo, poco a poco. Que esté al mismo nivel que su primera lengua, con el objetivo de que, cuando aprenda bien o perfectamente la nativa, también pueda hablar inglés. Si son bebés, simplemente abogamos porque el hecho de aprender una segunda lengua sea, o pueda ser, algo natural, y esta es la mejor manera para acabar hablándolo perfectamente. En un futuro, sobre todo en el mundo laboral, les será tremendamente útil.
¿Por qué dice que los bebés son multilingües?
Bien. Yo soy lingüista, no neurocientífica, pero sé que hay estudios que demuestran que el cerebro está mucho más capacitado para absorber información del tipo lingüístico cuando se es bebé. No hace falta remitirse a estudios científicos: cuando una pareja es bilingüe y el padre habla un idioma y la madre otro, el bebé aprende perfectamente los dos… Bueno, pues esto es lo que buscamos exactamente.
¿Es diferente el método según la edad?
Sí, hay cursos para bebés desde tres meses, que son muy diferentes a los de los adolescentes (de 14 a 18 años); dependiendo de la edad, nos enfocamos solo en el inglés hablado o también en la lectura y la escritura. Pero, en cualquier caso,
siempre son cursos divertidos, desarrollados en un entorno amable y donde se fomentan los juegos, la creatividad y la interacción.
¿Cómo es una clase y cuál es el material?
Como he dicho, intentamos crear un entorno natural, porque los bebés aprenden sus primeras palabras en casa, de la mano de sus padres. Y queremos convertir la clase en un lugar amable, donde los alumnos se sientan como en casa. Así, las clases y el método se expresan mediante juegos, historias, cuentos, canciones, pronunciación, etc. El aprendizaje es fácil y rápido, si el entorno es natural, y la repetición es la clave. Junto a sus madres y padres, los bebés aprenden de manera rápida no solo canciones, rimas y colores, sino también realizan actividades físicas de vinculación, desarrollo y comprensión.
La clase se realiza en una de las sedes del método Helen Doron; es decir, funciona como cualquier academia de inglés en la actualidad. Solo que los más pequeños van acompañados de sus padres. A partir del año y medio van solos. Entonces, acuden a clases presenciales y luego continúan con ejercicios en casa, añade Xavier Vidal, responsable de comunicación de Helen Doron para España y Latinoamérica.
Beneficios de ser políglota                              
Los beneficios de saber varios idiomas no se estancan en los aspectos prácticos y cognitivos de la vida cotidiana, sino que trascienden. Esto, según un estudio del University College de Londres, que concluyó que el poliglotismo es muy saludable para el cerebro y la plasticidad del mismo. La materia gris de una persona políglota es más densa y plástica que la de una persona monolingüista, lo cual afecta positivamente áreas como la memoria, el aprendizaje, la percepción, el lenguaje, la atención o la concentración.
Con hablar dos lenguas ya es suficiente para ejercitarse.
El poliglotismo también libera energías para otras actividades cognitivas como, por ejemplo, para la música, el deporte o el cálculo mental.
¿Dónde contactarlos?
www.helendoron.com
Presencia en Europa, Asia y América: www.helendoron.com/worldwide.php

 


 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre 0 a 6 meses

Bebés bilingües prolongan capacidad de aprendizaje lingüístico,...

Bebés bilingües prolongan capacidad de aprendizaje lingüístico,...        
 

La educación bilingüe debe fomentarse desde la niñez

La educación bilingüe debe fomentarse desde la niñez