0 a 6 meses

Mitos más comunes sobre la lactancia materna

La lactancia debe ser uno de los procesos más importantes para tu hijo.

/ 30 de Mayo de 2014
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La lactancia debe ser uno de los procesos más importantes para la unión entre una madre y un hijo. Es un acto donde no sólo influyen factores fisiológicos, sino que también la cercanía y la continuidad. Y las mujeres tienden a hacerlo sólo por instinto.

Cuando se da a luz, nacen una serie de dudas que resolver y mitos que derribar y son principalmente las madres, amigas, primas y tías que tienen hijos las que dan cientos de consejos diciéndote lo que debes o no hacer.

Pero para que ello no ocurra, en conjunto con la enfermera matrona, consultora en lactancia y coordinadora del programa “Protagonista de mi parto” de la Clínica San Carlos UC, Francisca Orchard, enumeramos y reparamos 15 mitos comunes que existen sobre la lactancia.

* Es la cantidad de leche que el niño consume, no si es leche materna o de fórmula, lo que determina cuánto tiempo aguanta un niño entre dos tomas.

Los niños amamantados tienen tiempos de vaciamiento gástrico más rápido que los alimentados con fórmula –aproximadamente 1,5 horas frente a un máximo de 4 horas–debido al menor tamaño de las moléculas de proteína en la leche humana. Mientras que la cantidad es un factor en la determinación de la frecuencia de alimentación, el tipo de leche es igualmente importante. Los estudios antropológicos de la leche de los mamíferos confirman que los bebés humanos estaban destinados a ser alimentados con frecuencia y lo han hecho a lo largo de la mayor parte de la historia.

*El metabolismo del niño se encuentra desorganizado al nacer y requiere que se le imponga una rutina u horario para ayudar a resolver esta desorganización.

Desde el nacimiento los niños tienen patrones de alimentación, sueño y vigilia. No es un comportamiento desorganizado, sino más bien refleja las necesidades específicas de esta etapa de la vida. Con el tiempo los niños van adaptando sus ritmos al ambiente que los rodea sin necesidad de entrenamiento.

* Las madres no deben prestarse a ser el “chupón” de su hijo.

Los niños ocupan muchas veces el pecho como parte de un proceso natural de conocimiento y confort entre madre e hijo. Los chupetes son literalmente un sustituto para la succión cuando la madre no puede estar disponible. El uso del chupete en periodos tempranos de la lactancia está vinculado a menor duración del periodo de amamantamiento, ya que interfiere con la frecuencia de las mamadas y en la correcta técnica de agarre al pecho.

* Algunos niños son alérgicos a la leche materna o intolerantes a la lactosa.

La leche humana es la sustancia más natural y fisiológica que el niño puede recibir. La mayor frecuencia de alergias a la leche –hoy por hoy una patología que está bastante sobre diagnosticada– está dada a la proteína de la leche de vaca (APVL) y no específicamente a la leche materna. Si el niño presenta signos de alergias o intolerancia, debe ser visto por su médico especialista, quien hará una evaluación y probablemente dará instrucciones para eliminar de la dieta materna aquella sustancia que pudiera estar provocando la alergia.

* La lactancia prolongada más allá de los 12 meses del niño carece de valor, ya que la calidad de la leche materna empieza a deteriorarse a partir de los seis meses de vida.

La leche materna es un fluido cambiante y su composición varía de acuerdo a la edad del niño. Aunque el niño comience con la introducción de solidos a partir del 6° mes de vida, la leche materna sigue siendo el principal recurso de nutrición en el primer año de vida. Actualmente la recomendación de la OMS, del Ministerio de Salud de Chile y de la Comisión de Lactancia Materna es mantener la lactancia exclusiva por 6 meses sin adición de sólidos ni otros líquidos; luego, introducir paulatinamente los alimentos y continuar con lactancia mixta hasta los 2 años o el tiempo que madre e hijo así lo quieran. 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre 0 a 6 meses

Fotógrafa captura con su lente la belleza natural de la lactancia