0 a 6 meses

Exceso de antibióticos expone al recién nacido a una neumonía

El abuso de este medicamento destruye las bacterias que refuerzan el sistema inmunológico.

/ 17 de Febrero de 2017
Exceso de antibióticos expone al recién nacido a una neumonía        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Desde hace mucho, los médicos saben que los antibióticos protegen a los bebés de las infecciones, pero también se conoce que su efecto intervienen negativamente en el desarrollo o conservación de la flora intestinal o microbiota. Precisamente, un nuevo estudio realizado por investigadores del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati (Estados Unidos), indica que el uso frecuente de dicho medicamento puede traer consecuencias más profundas y duraderas.

Así las cosas, el trabajo científico que ya fue publicado en Science Translational Medicine, encontró que la utilización de antibióticos en recién nacidos podría exponerlos a desarrollar neumonía y, en el peor de los casos, llevarlos a la muerte a causa de esta enfermedad, ya que al combatir la infección se impactan también las bacterias buenas intestinales (comensales), bajando las defensas al sistema inmunológico.

Para Hitesh Deshmukh, neumólogo y director del estudio, es necesario reevaluar la utilización de este tipo de medicamentos, “ya que para prevenir la infección en un bebé, estamos exponiéndolos a los efectos no deseados de los antibióticos, y antes de seguir en esta práctica es posible dar al tema un enfoque más equilibrado”. 

En algunos países como EE. UU., esto es tan delicado que en casi todas las cesáreas que se realizan se prescriben antibióticos a las madres poco antes del parto hasta un 30 por ciento de los recién nacidos los reciben si por alguna razón deben permanecer en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

No se puede negar el poder de los antibióticos

Los tratamientos a base de antibióticos son necesarios para proteger a los pequeños de las infecciones estreptocócicas del Grupo B, la principal causa de infecciones mortales en los recién nacidos, aunque el objetivo de medicarlos es, en la mayoría de los casos, es prever un posible contagio, por lo que se hace aún sin confirmar que exista una infección.

Esto fue lo que cuestionó a Deshmukh y a su grupo de investigadores, ya que una vez tomados los antibióticos actúan en contra de todo tipo de bacterias, tanto buenas como malas, y hay que ver que las bacterias comensales o las que llamamos ‘buenas’ cumplen una tarea vital en la construcción de un sistema inmunológico saludable.

Así mismo, se entiende que la colonización tras el nacimiento de la microbiota intestinal con esas bacterias comensales es fundamental para el desarrollo de las defensas pulmonares de los pequeños y si se destruye o interviene pues se resta poder de protección inmunológica de los pulmones.

Es importante destacar que los pulmones del bebé después del parto se siguen formando y sus defensas inmunitarias continúan fortaleciéndose hasta pasados los dos años de vida, por esto, el utilizar desmedidamente los antibióticos pone en riesgo el fortalecimiento de la flora intestinal con su valor de protección de los pulmones del niño.

Mira también: Probióticos, todo lo que debe saber para su hijo

Cabe destacar que la presencia de bacterias comensales ‘buenas’ favorece la producción de células linfoides innatas del grupo 3 (ILC3), centinelas que migran a los revestimientos de la mucosa en los pulmones, produciendo una proteína de señalización vital que ayuda a activar la respuesta inmune a la infección, y que si se excede el uso de antibióticos, estos las destruyen exponiendo al bebé a una posible neumonía.

El estudio concluye con un llamado de atención para que de inmediato, incluso al mismo tiempo que se utilizan los antibióticos se ponga en marcha una acción de choque con los medicamentos indicados para restaurar los niveles normales de bacterias.

Ahora, estos médicos adelantarán un nuevo estudio clínico para evaluar la seguridad y los beneficios de limitar el uso de antibióticos entre las mujeres embarazadas y los recién nacidos, lo que confirmaría el cuidado que hay que tener al suministrar antibióticos para no exponer a los recién nacidos a males como la neumonía, por carecer de una microbiota fortalecida y adecuada para su sistema inmunológico.

No dejes de leer: Diarrea: Síntoma para tener en cuenta.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp