0 a 6 meses

Diez maneras de evitar la pañalitis

/ 13 de Febrero de 2008
Diez maneras de evitar la pañalitis        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La irritación de la piel es uno de los problemas más frecuentes que deben enfrentar las mamás de niños menores de 2 años. ¿Qué hacer para disminuir este riesgo?

Muchas desconocen lo que deben hacer para evitarles ese mal momento a sus hijos. He aquí el decálogo para prevenir y manejar la pañalitis.

Prohibido

  • Talcos. Aplicarlos en los cambios de pañal no ayuda a mantener al bebé seco. Por el contrario, evita que la piel respire. Por eso contribuye a que se presente irritación.
  • No a fórmulas caseras. Por ningún motivo se deben emplear baños de vinagre, cocidos de verduras, plantas o frutas. Pueden contener cítricos que complican las lesiones.
  • Aleje el plástico. Pañales o calzones de este material impiden la adecuada respiración de la piel.
  • Sin humectantes. Las cremas hidratantes para la piel de los adultos o de los mismos bebés, que algunas madres usan para aplicarle a sus hijos, se convierten en una barrera grasosa que no contribuye a prevenir o tratar el problema.
  • Cambio de marcas. Las ofertas, los regalos que llevan a los cambios de marca de pañal o de crema para la irritación pueden ocasionar una reacción en el bebé que termina en una pañalitis.

Permitido

  • Cambios constantes. Para prevenir que se presente esta dermatitis irritativa deben cambiarse los pañales con frecuencia. Un niño entre los 6 y los 12 meses necesita 4 ó 5 pañales nuevos diarios.
  • Zinc. Las cremas ideales son las que contienen óxido de Zinc, que ayuda a mantener la piel seca. También puede emplearse la vaselina que impide que los desechos del bebé se fijen en la piel.
  • Limpieza profunda. En lo posible, durante cada cambio de pañal debe usarse agua tibia. Si se dificulta, es aconsejable emplear pañitos húmedos, uno o dos, de textura gruesa y sin alcohol.
  • Tela. Las madres que usan pañales de tela deben lavarlos inmediatamente después del cambio, en un platón distinto al del resto de la ropa, con jabón suave (blanco) sin detergentes o alcohol. Después de lavados se pueden remojar en agua con vinagre.
  • Rutinas. Unos padres que realicen prácticas adecuadas y estrictas para cambiar los pañales reducirán la posibilidad de que el bebé presente pañalitis.
    Normalmente, la molestia debe durar entre 3 ó 4 días.
    De lo contrario, es necesario visitar al médico.

Los más afectados

Más de la mitad de los bebés entre los 8 y los 10 meses presentan pañalitis, especialmente cuando empiezan a consumir alimentos sólidos. Las razones son el contacto prolongado con la orina o una reacción alérgica al material del pañal.

Hay que llevar al bebé cuando hay pus, o el enrojecimiento no se va entre 48 y 72 horas. En este momento hay riesgo de infección por hongo, entre otras.

Datos del artículo ‘Piel profunda’, escrito por Carl Jackson y publicado en la página web de la Asociación Americana de Pediatría.

Juliana Rojas H.
Redactora ABC del Bebé

Compartir artículo: Whatsapp