0 a 6 meses

Para cada niño hay un pediatra, claves para escogerlo

Depende de los gustos, el entendimiento y las exigencias de los padres.

/ 19 de Septiembre de 2012
Para cada niño hay un pediatra, claves para escogerlo        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La ropa, la habitación, el tipo de colchón, los pañales, el coche. Todos son implementos que los padres tienen en cuenta a la hora de la llegada del bebé. Sin embargo, muchos olvidan uno fundamental: la elección del pediatra.
Ignoran que este médico se convierte, además de los padres, en otro ser fundamental en el proceso del desarrollo del bebé. Es el ser que acompañará a los padres, en especial a los primíparos, en ese difícil camino de la maternidad y de la paternidad.
El pediatra es a quien se pide ayuda ante la más mínima pregunta que se tenga acerca del cuidado de los hijos. A él se acude si el bebé respira más de lo normal, si tiene un pequeño salpullido en la piel, si deja de comer o si se alimenta más de la cuenta. Con cada cambio, por mínimo que se vea, se corre al pediatra para consultar si es normal o no.
Y es solo ahí, cuando los padres tienen al bebé en sus manos, cuando se dan cuenta de la importancia que tiene este especialista en la solución de esos pequeños y grandes problemas que se presentan durante el crecimiento de sus hijos.
Y se deben tener en cuenta algunas características antes de elegirlo. Recuerde que el mejor pediatra para su hijo es con el que usted tenga una excelente conexión y, además, que coincida con la misma filosofía de educación que usted tiene planteada. De lo contrario, sus idas al pediatra le podrán generar indisposición.
Los expertos sugieren:
1. Búsquelo desde antes del nacimiento del bebé, para que haya una historia clínica previa. De esa manera, si él considera que es necesario practicar algunos exámenes antes de la fecha probable del parto, lo podrá hacer con tiempo suficiente. Algunos planes complementarios, o prepagadas, acceden a que el pediatra seleccionado por los papás esté en el día del parto.
2. Visite a varios pediatras antes de decidirse por uno. Esa primera cita es decisiva, en la medida en que los padres podrán determinar qué tanta confianza les genera el especialista, de acuerdo con la charla que sostengan
a propósito de temas como lactancia, estimulación, vacunas, crianza, etc.
3. Si se trata del primer hijo y no saben a quién acudir, solicite recomendaciones y referencias a sus familiares, amigos y allegados que ya tengan experiencia en el tema. Otra opción es preguntarle al ginecobstetra tratante qué colega suyo especialista en niños está disponible para recibirlos.
4. Pregunte al especialista qué disponibilidad general suele tener para la asignación de citas periódicas y cuánto tiempo dedica a cada una de ellas.
5. Indague si podrá localizarlo los fines de semana o en horarios diferentes a los del consultorio, para verificar si puede acudir a él antes de presentarse al servicio de urgencias, en caso de que el pequeño se enferme.
6. Prefiera a los que le generen empatía. Tenga en cuenta cómo es el proceso de comunicación que
se da en la entrevista, la calidez de la atención, la calidad de la información, la satisfacción en la respuesta ante el problema que se plantea en la consulta y, obviamente, los resultados del todo.
7. Tenga presente qué tan actualizado está. Sus buenas bases del conocimiento las utilizará para la asesoría
en el cuidado y desarrollo de su hijo. Que sea calificado y, preferiblemente, que pertenezca a la Sociedad Colombiana de Pediatría.
8. Seleccione uno que siempre responda a las inquietudes de una manera sencilla, y que no se altere cuando se le pregunte algo que, a la luz de él, parezca fácil de responder.
9. Aunque no es fundamental, usted querrá ser recibida y que su hijo sea atenido en un lugar limpio e higiénico. Eso también dice mucho de su pediatra.
10. Lo ideal es que el que usted elija sea el pediatra del niño por un largo periodo, pues los expertos recomiendan no cambiar al especialista después de que ha empezado a tratar al pequeño.

Ellos también esperan de los padres
Según Gilberto Acuña, pediatra especialista en educación y asesoramiento familiar, los especialistas esperan de los padres la comprensión y la comunicación. “La primera va de la mano con que confíen y crean que lo que el médico les indica es lo que deben hacer, porque esto permitirá llegar
a un feliz término de la solución de un problema. La segunda, que siempre quede claro entre las dos partes (médico y padres) la asesoría dada; es decir, que nunca traguen entero, que siempre indaguen”.
Por otra parte, el experto le sugiere a la madre, sobre todo a aquellas primerizas, que nunca se alarmen o avergüencen por sus angustias, temores o preguntas.
“La actitud comprensiva debe empezar por el médico, y es él quien debe calmar a los padres y explicarles debidamente lo que ellos necesiten”.

Las primeras consultas
En el examen que el pediatra realice en los primeros días, preguntará a los padres sobre los hábitos de sueño del bebé, medirá su longitud, peso y circunferencia de la cabeza, además de mirar los sentidos de la visión y audición. También evaluará:
• Corazón
• Cuello
• Abdomen
• Fontanela (parte blanda
  de la cabeza)
• Caderas
• Respiración
• Desarrollo de extremidades
• Genitales
• Ojos
• Sanación del cordón
• Oídos
• Reflejos
• Nariz
• Capacidad de entenderse   con  los adultos

 

 

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre 0 a 6 meses