0 a 6 meses

Pasa a sanción presidencial ley que busca evitar accidentes y muertes infantiles en las piscinas

/ 17 de Junio de 2008
Pasa a sanción presidencial ley que busca evitar accidentes y muertes infantiles en las piscinas        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La seguridad en esta clase de lugares para evitar ahogamientos es un asunto que nos compete a todos.

El pasado 11 de junio se aprobó en el Congreso de la República el Proyecto de Ley de Seguridad en Piscinas.Sí, justo el 11 de junio, cuando cumplíamos dos años de haber perdido a nuestro hijo Santiago, de 4 años, en una piscina, por falta de cerramiento.


Esto me confirma que Santi ha estado a nuestro lado y de este proyecto desde el comienzo, llenando mi corazón de la fuerza que no imaginé tener.


En mi camino apareció un grupo de personas maravillosas, desde la Sociedad Colombiana de Pediatría, la Cámara de Representantes, organizaciones, algunos medios de comunicación, que me han apoyado en esta causa.
Ha sido un trabajo arduo de casi dos años, pero motivado por Santiago y por los muchos que, como él, han dejado su preciosa vida en una piscina sin seguridad.


El contacto con el agua debe ser un estímulo positivo en el crecimiento, desarrollo y recreación de los niños, adolescentes y sus familias.


Por eso, queremos ser el despertar en la conciencia de todos hacia la seguridad infantil y que esa conciencia no llegue cuando la tragedia toque las puertas. Es mejor aprender de la dura experiencia de los demás, porque una vez pasa, ya no hay segunda oportunidad. Y porque la seguridad de ellos depende de nosotros.


Los niños solo deben disfrutar su infancia y aprender, confiados en que los adultos les ofrecemos el medio adecuado para preservar su salud y su vida; sin priorizar intereses económicos, políticos o estéticos.


Queremos concienciar a los padres de que los accidentes infantiles no son “la voluntad de Dios”, son prevenibles. Y es hora de que abramos los ojos, el pensamiento y el corazón a las medidas de seguridad. Este es solo el primer paso de un largo camino que empezamos a recorrer, y en el que esperamos que cada día se nos unan más personas.
Gracias a Santi, hijo mío, por ser mi inspiración.

 

Por María del Pilar Molina
Fundación Santi Rivera

Compartir artículo: Whatsapp