0 a 6 meses

Ciencia: niveles bajos de una molécula causarían muerte súbita

Científicos encontraron relación entre la muerte súbita y la disminución de esta molécula.

/ 9 de Febrero de 2017
Ciencia: niveles bajos de una molécula causarían muerte súbita        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Investigadores del The Children´s Hospital de Westmead, de Australia acaban de identificar -lo que se convertiría en un gran adelanto de la ciencia en la búsqueda del por qué algunos niños sanos se acuestan y no despiertan- una posible relación entre los niveles bajos de una proteína cerebral que regula la excitación del sueño en los bebés y la muerte de menores de tres meses por el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SIDS).

La doctora Rita Machaalani, gerente de la Unidad de Sueño del Hospital, y el estudiante de doctorado Nicholas Hunt de la Universidad de Sydney, estudiaron a 46 bebés, de ellos, 27 murieron de SIDS, en quienes se encontró que tenían niveles disminuidos de orexina, un neuropéptido, es decir, moléculas pequeñas cerebrales que regulan la vigilia y la excitación.

No dejes de leer: Los bebés deberían dormir boca arriba, según asociación de pediatras

De tal manera la disminución de dichas moléculas en aquellos pequeños era de un 20 por ciento en comparación con un grupo de control de los bebés. No todos los pequeños que murieron de SIDS tenías disminuido la orexina, pero cuando los niveles se promediaron se demostró que eran significativamente más bajos que en el grupo de control.

Lee más: ¿Se puede evitar la muerte súbita?

Lo que sucedería con los bebés con niveles disminuidos de orexina, es que su función de hacer que los niños despierten no fue tan fuerte como sucede regularmente y por ello murieron. Cabe decir que ya se ha demostrado que estas moléculas desempeñan un papel en los trastornos del sueño, pues otras investigaciones han evidenciado niveles más bajos de la proteína en las personas con narcolepsia y apnea obstructiva del sueño.

Ahora, a partir de este descubrimiento, el reto estará en develar el misterio de cómo esta proteína se asocia con la disfunción del sueño y la estimulación de la excitación en bebés con muerte súbita, lo cual ayudará a allanar el camino para nuevas investigaciones que un día podrían conducir a una posible detección de este riesgo al nacer y la fórmula para evitarlo.

Finalmente, es importante hacer un llamado sobre la recomendación de la Academia Norteamericana de Pediatría que dice a los padres que sus bebés deben dormir con ellos en la misma habitación, pero no en la misma cama, por lo menos hasta cumplir los seis meses de nacidos, y acostarlos boca arriba.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp