Comportamiento

Dormir con los padres es un hábito infantil inadecuado

/ 19 de Octubre de 2010
Dormir con los padres es un hábito infantil inadecuado        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Esto podría crear dependencia y perjudica la separación entre padres e hijos.

 

Laura es una joven estudiante universitaria. Poco rumbera y muy dedicada a sus estudios. Tiene 19 años, nunca ha tenido novio y aún duerme con sus papás.


Mónica Cardenal, sicoanalista especialista en niños y adolescentes, explica que el colecho (dormir con los hijos) solo trae desventajas y crea una necesidad en ellos debido al contacto físico, acto que a la larga perjudica el adecuado proceso de separación cuando tenga que hacerse.


El siquiatra infantil Christian Muñoz señala que los niños deben tener su propio cuarto y cama desde los 6 meses, edad básica para crearles hábitos. Agrega que cuando los pequeños se despiertan llorando, lo único que no deben hacer es pasarlos a su cama.


“En estos casos, es recomendable buscar la causa del llanto. Después, consentirlos”, dice. Por lo tanto, desde el primer día que los pase a la cama, usted está dando pie para que los días siguientes se conviertan en lo mismo, hasta llegar, posiblemente, a ser como los padres de Laura.


“El contacto con el niño debe darse durante el día. Un bebé acompañado por sus padres y que se siente seguro no necesita el colecho”, dice la especialista Cárdenas.

Compartir artículo: Whatsapp