Comportamiento

Los peores sustos que viven los padres con sus hijos

/ 6 de Septiembre de 2012
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Cuando mi hija era bien bebecita, le estaba dando de comer y se intentó ahogar con la leche; fue algo horrible, me dio mucho susto, pero afortunadamente solo fue eso: un susto. Anyi Catalina Merchán Cadena

Cuando se cayó de la cama... Lloró como una hora; le estuve chequeando sus signos vitales por otras 2 horas; su cabecita, sus ojos, le hablaba… ¡Fue horribleee! Lareyna Zúñiga

Hace 3 meses, mi bebé nos convulsionó por fiebre. Natalia Zárate Garzón

Una vez, mi ‘Juanjo’ tenía 2 meses, y le di leche de fórmula; estaba acostado y la vomitó, y hasta le salió por la nariz. Se estaba ahogando; casi me muero. Ximena Gutiérrez Vanegas

Mi bebé recién había cumplido 2 años y estaba jugando; se levantó, pero se tropezó con su juguete y se cayó. Se golpeó la boca y, cuando se levantó, vi cómo le escurría la sangre. Se asustó y se puso a llorar. Yo, del susto, me puse también a llorar, pensé que se había roto la boca y todos los dientes. Me la llevé a urgencias; lo bueno es que solo se lastimó el labio.
Irasema Pérez

Cuando mi bebé tenía dos meses, acababa de comer y le hicieron un lavado nasal. Entonces, vomitó como nunca; cantidades exageradas. Pensé que se iba a ahogar, casi me muero. Anita María Tovar

En estos días, mi bebé trató de convulsionar, se me quedó sin respiración y se puso morado. Fue horrible. Maribel Méndez Vanegas

Mi chiquita convulsionó y tuvo dos paros cardiorrespiratorios, cuando le dio encefalitis. Gracias a Dios, no le quedaron secuelas. Adry Serrato

A mi hija le dio un espasmo del sollozo; se puso morada de la rabieta y se torció horrible, parecía que se hubiera muerto. Eso duró como un minuto, pero fue el más horrible de mi vida. Milagros Blanquín

En un descuido, mi hija de dos años se tragó una bola de vidrio de las de decoración de los floreros. Como son planas, no la expulsó y tuvieron que operarla; cuando salió de la cirugía, todavía con la anestesia, casi me desmayo. Así que miren a su alrededor y eviten todo lo que se puedan tragar, incluyendo monedas. Paola Caviedes

 

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp