Comportamiento

Monstruos que no asustan, pero sí decoran

/ 7 de Noviembre de 2006
Monstruos que no asustan, pero sí decoran        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Arreglar una habitación para un recién nacido es diferente de la decoración de una alcoba para un niño de dos o tres años. Por esto, les mostramos cómo se puede mezclar un diseño totalmente exclusivo, moderno y didáctico con la placidez y tranquilidad que necesita el bebé en su nuevo hogar.

Los papás van a decidir qué quieren hacer en el cuarto del pequeño que está a punto de nacer. En este caso, para nuestro cuarto de monstruos, los padre de Martín no querían ningún diseño común: ositos, animales u ovejas. Querían un motivo que se saliera de los parámetros y que le permita a Martín, cuando esté un poco más grande, poder explotar su imaginación al máximo. La idea era hacer una versión muy suave del espacio, porque el bebé necesita claridad que lo ayude a habituarse a su nuevo hogar, al contrario de saturarlo.

De esta manera, cuando Martín tenga tres años y se utilicen colores más fuertes para su desarrollo creativo, simplemente se puede tapar el tono aqua con uno ácido o más fuerte, y de esta manera el ambiente se renueva completamente.

Resultado

Una cenefa de monstruos en colores ácidos, pero teniendo muy claro que son motivos tiernos, para un niño pequeño.

Monstruos que generen ternura y cómics en las paredes.

Se usaron dos tonos de azules pasteles, el que comúnmente se llama “azul bebé” y el aqua, en sus colores más suaves, buscando un espacio para un bebé recién nacido.

Se cubrió el techo de estrellas blancas con la intención de generar una sensación de cielo.
Todo esto acompañado por un móvil de espacio (cohete, marcianitos y planetas) en los mismos tonos y una cortina romana del color aguamarina más fuerte de la gama, la cual rompe la simetría del lugar.

Catalina Salazar
Especial para ABC del bebé.

Compartir artículo: Whatsapp