Comportamiento

Trucos para crear hábitos en sus hijos

/ 14 de Septiembre de 2006
Trucos para crear hábitos en sus hijos        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Establecer hábitos en los niños es fundamental para que comiencen a involucrarse en la vida de las personas que los rodean. Comer, dormir u organizar sus objetos después del juego, por ejemplo, se van convirtiendo para el menor en una costumbre de la cual, sin darse cuenta, obtienen significado y provecho.

El punto es formar al pequeño encaminado a seguir una serie de actividades diarias, que sin proponérselo sean esenciales para él, como, por ejemplo, peinarse o lavarse las manos antes de comer.

La enseñanza de los hábitos comienza desde los primeros años, cuando ya más que imitar el pequeño repite las conductas porque le gustan. “Las rutinas  van evolucionando dependiendo del crecimiento del niño; se desarrollan en cantidad y en complejidad”, explica la sicóloga Sandra Santacruz.

Lo que se logra con esto es que si habituamos al bebé de 6 meses a dormir a las 8:30 p. m., más adelante no pondrá problema al momento de ir a la cama o probablemente ya estará agotado a esa hora. Por su parte, el niño, un año mayor, no tendrá inconveniente en dejar que mamá lave sus dientes durante el baño previo a acostarse, porque ya se ha acostumbrado.

La clave
Que el niño incluya ciertas prácticas y destrezas en su vida diaria sólo es posible con la constancia.  Pueden pasar meses e incluso años antes de que el pequeño integre esos hábitos a su rutina, pero una vez adquiridos los realizará constantemente.

¿Qué se necesita?
Las sicólogas María Elena López y María Teresa Arango, autoras del libro Cómo elevar la inteligencia y motricidad del niño, recomiendan seguir algunas pautas para implantar hábitos en el diario vivir de los menores:
- Expresar con demostraciones al pequeño y de una forma sencilla lo que usted quiere que haga.
- Explicar la importancia de la actividad: se deben lavar las manos antes de comer, porque podemos contaminar la comida y enfermarnos.
- Los padres deben ser constantes.
- Ir entregando poco a poco la responsabilidad al niño de hacerlo solo.
- Tener paciencia y no enseñar muchas cosas al tiempo.

Se debe aprovechar cada instante del día para este objetivo: la hora de la comida para que aprenda a usar la cuchara, la hora del baño para que aprenda a asearse, la hora del juego para que aprenda a recoger su desorden y así sucesivamente.

Sin constancia y  paciencia es muy difícil que los niños establezcan sus propios hábitos, ya sean de sueño, de alimentación, de limpieza personal o de quedarse tranquilo cuando los papas no están, por ejemplo.

Ana María Gutiérrez de Piñeres Ch.
Redactora ABC del bebé


 

Compartir artículo: Whatsapp