Nutrición

Consejos para evitar que su hijo rechace la comida

La alimentación es la primera forma de socializar al niño y enseñarle a tener responsabilidades.

/ 26 de Septiembre de 2006
Consejos para evitar que su hijo rechace la comida        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La aparente inapetencia de los niños es el motivo de consulta más frecuente de los padres. Cansados de recurrir a todo tipo de estrategias para hacerlos comer, buscan el apoyo de especialistas para indagar el porqué de su rebeldía.

Ese rechazo al alimento suele presentarse a partir del segundo año de vida. “A esta edad, el infante se interesa más por el juego y por el mundo a su alrededor que por la comida”, explica la nutricionista Sandra Morales.

Además, su crecimiento se desacelera y disminuyen sus necesidades calóricas. En los primeros 12 meses, el pequeño requiere de 100 a 120 calorías por kilo mientras que en la etapa preescolar entre 80 y 100, señala la nutricionista Adriana Cleves. Este descenso, dice, se refleja en las cantidades servidas. “La mamá piensa que el niño debe seguir comiendo igual que el primer año y esa disputa en porciones hace que rechace el alimento”, agrega.

Pero esta inapetencia tiene sus causas. Los malos hábitos alimenticios, la omisión de comidas, la ausencia de horarios, la poca variedad en el menú, el consumo de líquidos antes de una comida principal y una madre que no cambia la consistencia de los alimentos –le licua las preparaciones al niño de un año–, son algunas de ellas, según Morales.

De otro lado, agrega el pediatra Juan Manuel Laverde, “el niño no ha tenido portunidad de sentir hambre porque le viven dando de comer todo el día de a poquitos”, afirma. La alimentación es la primera forma de socializar al niño y enseñarle a tener responsabilidades. Si lo obligan o lo entretienen para alimentarlo, no aprende a disfrutar la comida, puntualiza Cleves.

 

 

 

Compartir artículo: Whatsapp