Nutrición

‘Embarradas’ inolvidables a la hora de alimentar al bebé

Algunos padres, seguidores de nuestra página en Facebook, se confesaron.

/ 12 de Junio de 2012
‘Embarradas’ inolvidables a la hora de alimentar al bebé        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Una vez le di a mi bebé, de tres meses, jugo de guayaba. En ese momento no tenía el biberón de leche que mi esposa le dejaba. No le pasó nada, pero me asuste ¡por lo que me iba a decir mi esposa! Luis Fernando Avendaño Avendaño
Recuerdo que la primera vez que le di de lactar a mi bebé recién nacido se me olvidó sacarle los gasecitos y el pobre se vomitó. ¡Qué pecado, mi bebé! Lo que sucede por ser primeriza. Lilia Arismendi
Yo pensaba que cuando nacía el bebé, automáticamente la leche materna empezaba a bajar. La primera noche en casa, el bebé no paraba de llorar, lo llevamos a urgencias y lo único que tenía era hambre. Sandra Ferro
Mi hijo Santiago Serrano tiene 23 meses y lleva un mes en el jardín. Estábamos haciendo las tareas y se comió una plastilina azul. ¡La siguiente vez que le cambié el pañal hizo popó color verde! Me asusté mucho, pero afortunadamente la plastilina no era tóxica y todo estuvo bien. Natalia Rojas
Antes de iniciar la alimentación complementaria, le había enseñado a mi bebé a hacer ruidos con su boca, y cuando le di el primer poquito de mango, lo saboreó, pero luego se acordó y empezó a hacer ruidos y, claro, salpicó todo. Mi cara quedó... ya se imaginarán. Y no solo no quería parar sino que le daba risa, así que fue más lo que ‘escupió’ que lo que comió, y se repitió al día siguiente, pero ahí sí me tocó ponerme seria. Carolina Valencia Lorza
La primera vez que empecé a darle compotas a mi bebé, él decidió que podía hacerlo solo y que era más fácil ponerse la compota en la cabeza y comer a medida que iba bajando el líquido espeso. ¡Por supuesto todo el comedor se llenó de compota, y él bañado en ella! Angélica Blandón
Yo soy súper primípara con mi hijo. Todo lo hacía como pensaba que era, y me enredaba mucho (bueno aún lo hago, aunque ya tenga 3 años). Me acuerdo que se me dificultaba mucho darle pecho a mi bebé, en cualquier parte; tenía que hacer toda una preparación previa para poder ubicarlo bien. Je, je, je. Patricia Vargas
 Soy de Chile. Tengo tres hijas, y siempre fueron muy ‘enfermizas’. Un día, con la de 3 años, llegué a urgencias porque estaba muy ahogada, y ahora con mi bebé de 8 meses me pasó lo mismo, pero el doctor me explicó que podía ser alergia a la proteína de la vaca. Le hicieron estudios; estuvo 10 días en observación y cambió de leche. Luego se confirmó y el doctor me explicó que era genético. Lo más probable es que tenga que cambiar de dieta. Me sorprende lo que puede producir una simple alergia a los alimentos; mis hijas lo pasaron mal, pero ya están mejor. Por eso, les aconsejo que verifiquen los síntomas, hablen con su doctor y, si no hay cambios, busquen otro médico; no se queden con lo primero. Edith Kattya Bustamante Leal

 

 

Compartir artículo: Whatsapp