Nutrición

Momento indicado para dar alimentos fortificados

/ 11 de Julio de 2006
Momento indicado para dar alimentos fortificados        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Después de los 6 meses de edad, la leche materna o la fórmula infantil continúan siendo la fuente principal de nutrición del bebé. Sin embargo, en la medida en que éste crece y comienza a ingerir más alimentos, su consumo de leche debe disminuir gradualmente hasta que la mayor parte de su nutrición provenga de alimentos sólidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) determina la frecuencia de alimentos que deben recibir los niños a diferentes edades: por ejemplo, entre los 6 y los 8 meses de edad deben recibir de 2 a 3 veces al día, alimentos diferentes a leche materna o de fórmula, como cereales infantiles, compotas de fruta o jugos. De los 9 a los 24 meses, deben ofrecerse dichos alimentos de 3 a 4 veces al día.

En cuanto al jugo, la Academia Americana de Pediatría (AAP) establece que el bebé no debe recibir más de 4 a 6 onzas del mismo al día, debido a que algunas mamás lo incluyen con frecuencia y ello desplazaría la cantidad de leche que el pequeño consume, disminuyendo el aporte de proteínas, grasas, vitaminas y minerales.
El fin de introducir alimentos complementarios es aumentar las calorías, complementar nutrientes insuficientes y contribuir con el desarrollo del sistema digestivo del bebé.
 
Ventajas de los fortificados

Los alimentos fortificados aportan algunos beneficios que contribuyen al desarrollo y crecimiento del pequeño, principalmente en los países en vías de desarrollo. Jorge Guarín, presidente del Centro Colombiano de Nutrición Integral, Cecni, cita cinco aspectos fundamentales:

  • Aseguran la ingestión adecuada de vitaminas y minerales en la dieta del menor, disminuyendo el riesgo de su deficiencia.
  • No cambian los hábitos alimenticios del niño.
  • No alteran el sabor ni el color de los alimentos.
  • Previenen deficiencias nutricionales comunes en los niños como la anemia, la ingestión inadecuada de calcio, fósforo y vitamina D.
  • Si los padres siguen las instrucciones del pediatra, existe una baja probabilidad de administrar cantidades exageradas de los micronutrientes.

Tips clave

  • Cuando se compre el alimento manufacturado es importante fijarse bien en la fecha de vencimiento, en los nutrientes que contiene y en qué proporción están.
  • El recipiente no debe estar roto ni abollado y tener sello de seguridad.
  • No es conveniente ofrecerle el alimento en el mismo recipiente que se compró. Debe trasladarse a una taza.
  •  
  • Compartir artículo: Whatsapp