6 a 12 meses

Cuidado con los alimentos del bebé

/ 21 de Septiembre de 2006
Cuidado con los alimentos del bebé        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La alimentación es uno de los aspectos determinantes para el correcto desarrollo físico y mental de los niños. Los cuidados que hay que tener con los alimentos no sólo tienen que ver con su correcta escogencia, sino también con su preparación, almacenamiento e higiene.

Estas son las principales recomendaciones para tener en cuenta con la comida del bebé:

  • Hay que evitar en el primer año de vida los huevos, cítricos y frutas como la fresa, ya que pueden llegar a ser alergénicos.
  • La miel también está contraindicada por las múltiples alergias que existen derivadas de insectos. Además, puede contener la bacteria causante del botulismo.
  • Se recomienda introducir el pescado en la dieta a partir del primer año de vida, porque también es un alimento potencialmente alergénico. Sin embargo, el pediatra Juan Manuel Anzola afirma que “se discute mucho sobre la conveniencia del consumo de pescado en los bebés. En la población andina el pescado está excluido de la dieta de los niños, mientras en la Costa hace parte de la cotidianidad alimenticia de los más pequeños”.
  • Se deben evitar vegetales como la coliflor y el brócoli, que pueden causar problemas de digestión. El tomate, que puede producir anemia, se puede dar a partir del primer año de edad.
  • La higiene es fundamental, pero no se puede exagerar, ya que muchas de las vitaminas de las verduras se pierden con las altas temperaturas y, por el contrario, otras son hidrosolubles.
  • Lo ideal es vaporizar las verduras. Y contrario a lo que mucha gente piensa, el microondas no es tan malo si se utiliza algún recipiente para vaporizar las verduras, si el bebé no está cerca del horno y si se deja reposar la comida, antes de darla al niño.
  • Eso sí, está totalmente contraindicado calentar la leche o cualquier otro líquido que se le vaya a dar al bebé, en microondas. Además de perder propiedades, el calor se concentra en determinadas partes, lo que puede causar quemaduras en el bebé.
  • Antes de suministrar alimentos hay que verificar la fecha de vencimiento. Tampoco le dé al niño alimentos que se hayan almacenado por largos períodos de tiempo.
  • La higiene está en manos de quien prepara los alimentos. Antes de hacerlo, lávese muy bien las manos, especialmente después de cambiar un pañal, o realizar labores que impliquen riesgo de contaminación.
  • No recicle los sobrantes de alimento. La leche que el bebé no consuma debe ser desechada y nunca refrigerada para un consumo posterior, y menos en el mismo tetero. La saliva puede contener bacterias que no sólo se quedan en la comida sino también el tetero, que puede quedar contaminado, aun después de lavarlo con agua caliente.
  • Asegúrese de saber los tiempos de refrigeración de los alimentos. Especialmente de la leche materna, con la que se cometen los errores más comunes al momento de almacenarla.
  • Siempre que transporte alimentos y teteros, sobre todo en viajes largos, utilice una hielera portátil para almacenarlos.
  • Evite poner, en una misma pañalera, pañales sucios con cualquier tipo de alimento.

 

 

Compartir artículo: Whatsapp