6 a 12 meses

Higiene íntima, mucho cuidado con tu bebé

Cuidar y asear las partes íntimas de un bebé, niño a niña, es un tema del que se debe hablar en casa, sin tapujos.

/ 19 de Octubre de 2016
Higiene íntima, mucho cuidado con tu bebé        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Cuidar y asear las partes íntimas de un bebé, niño a niña, es un tema del que se debe hablar en casa, sin tapujos. De ello dependerá que se tomen las medidas correctas, y con el tiempo y el crecimiento del pequeño, sepa cómo bañarse, cuidarse y proteger su cuerpo.
Por ello, la higiene de los niños no solamente se hace con el fin de evitar infecciones en los genitales a temprana edad y complicaciones futuras, sino también como una forma de educar y enseñar a los menores a respetar y valorar su cuerpo. 

Cuidando a las niñas 

La prevención es lo más importante en la higiene íntima, por eso en las niñas es recomendable hacer un aseo general diario de los genitales y del área perineal con agua y un jabón suave. 

La hora del baño siempre debe ser un momento agradable y placentero para las niñas. Deben asociar sus rutinas  de higiene con bienestar. 

- No utilizar esponjas, porque en ellas se pueden acumular múltiples gérmenes. 

- No se recomienda el uso de baños de burbujas. 

- Debe enseñarse la rutina de lavar las manos antes y después de orinar o hacer deposición (para las más grandecitas). 

- Siempre realizar el aseo en dirección de vulva al ano.

-Utilizar ropa interior de algodón. 

- Fomentar que las niñas evacuen la vejiga frecuentemente. 

- Orinar con las piernas abiertas, para evitar infecciones. 

Con los varoncitos 

Es importante correr hacia atrás el prepucio (repliegue de piel que cubre el pene, excepto a las que ha sido necesario practicarles la circuncisión), con lo cual se removerá fácilmente la secreción normal blanquecina que se acumula allí. 

Cuando van creciendo, al momento de orinar se recomienda hacerlo con el prepucio retraído, es decir corriendo hacia atrás el prepucio de manera que el glande (cabeza del pene) quede expuesto y, de esa manera, la orina salga sin acumularse entre el prepucio y el glande. 

Al terminar de orinar, debes sacudirse el pene de manera que se expulsen las ultimas gotas de orina que pueden quedar dentro de la uretra (tubito por el que sale la orina). Por último, realizar el baño de manos después de orinar. Las infecciones bacterianas son raras, casi siempre provienen del desaseo y se les reconoce por la aparición de enrojecimiento, dolor, inflamación y presencia de secreciones, como pus. Es importante verificar siempre que los genitales del niño no han cambiado. De ser así, lo necesario es visitar al especialista lo antes posible, esto evitará complicaciones mayores. 

- El cambio diario de la ropa interior. 

- Nunca prestar la ropa interior ni la pantaloneta de baño. 

- La ropa interior debe ser de algodón y no muy ajustada al cuerpo, para mantener el área perineal seca y fresca y, así evitar la aparición de hongos sobre el escroto. 

- Nunca compartir las toallas en el secado, con el fin de evitar la diseminación de hongos. 

- Si se presentan infecciones por hongos, se recomienda redoblar el aseo local, mantener el área seca y fresca y aplicar una crema antimicótica dos veces al día hasta la desaparición. 

- Visite al médico si algo ha cambiado en los genitales del menor.

 

Compartir artículo: Whatsapp