6 a 12 meses

Puntos clave para el aseo del bebé

Foto: Archivo Particular

/ 19 de Diciembre de 2013
Puntos clave para el aseo del bebé        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

1. Baño diario

Según Libardo Gómez, pediatra, el neonato debe asearse una vez al día con agua tibia (entre los 25 y 30 °C), preferiblemente con un jabón suave, únicamente en las áreas que lo ameriten como la cola, debajo de las axilas, alrededor del cuello, la nuca, en medio de los dedos de las manos y de los pies. En clima cálido se puede bañar hasta dos veces diarias, con el fin de refrescarlo. Es importante que los padres eviten los cambios bruscos de temperatura, lo mejor es optar por un ambiente cerrado, ya que asearlo en un espacio caluroso y pasarlo a uno frío, donde existan corrientes de aire, puede resfriarlo.
También se debe elegir una hora del día para hacerlo. Tenga a la mano: toallas, limpiadores de algodón y la ropa. Puede incluir una vasija para humedecer al niño. Bañarlos exageradamente (cada vez que se ensucia) empleando jabones, propiciará que la piel pierda los ingredientes que la protegen y, posteriormente, se irrite. Según la doctora Luz Marina Mejía, pediatra coordinadora de la Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, “el champú se debe emplear solo una vez a la semana”. A partir de los seis meses, los padres pueden emplear diariamente un champú suave, que esté formulado por el pediatra y no sea irritante para los ojos del recién nacido.

2. La nariz

La mayoría de pediatras sugieren el uso de suero fisiológico para limpiar la nariz del bebé. Según la doctora Luz Marina Mejía, pediatra coordinadora de la Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrico del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, en esta etapa los bebés hasta 6 meses solo respiran por la nariz, razón por la cual lloran incesantemente cuando se sienten ahogados, luego lo logran por la boca.

La función del suero fisiológico es mantener hidratada la nariz para que él pueda respirar mejor. No hay una regla para aplicarlo; sin embargo, es entre 4 y 6 horas. Si está congestionado, cada 2 horas. Es clave hacerlo antes de lactar o de dormirlo.
Es importante que el suero esté a temperatura ambiente, ya que si está frío las vibrisas (vellos de la nariz) se quedan quietas, y deben moverse para eliminar bacterias y microorganismos. Algunas madres ponen el suero entre los senos para calentarlo. Otra opción es tomarlo con una jeringa y calentar al baño María.  Se deben emplear de 3 a 7 cc. Lo importante es la técnica: acostar al bebé boca arriba, girar su cabeza hacia un lado, manteniéndola bien sujeta, y aplicar el producto en el orificio nasal superior. Repetir en el otro orificio, girando la cabeza del bebé hacia el otro lado. No se recomienda usar más de 30 cc por cada fosa.

3. Las orejas

La limpieza de esta área se debe realizar justo a la hora del baño. Con ayuda de algodón, limpiar el pabellón externo de las orejas. Si existe una acumulación de mugre, se puede asear con un aceite sugerido por el pediatra y retirar únicamente con agua. En estos casos se debe evitar introducir limpiadores de algodón, comúnmente usados por los adultos para evitar que la cera tape el oído e impida su buen funcionamiento; la misión del cerumen es proteger el oído de posibles infecciones.

4. Pliegues

Son aquellos lugares en los que existe mayor acumulación de mugre en los recién nacidos. El primer paso para cuidar esta área es bañar con agua y un jabón suave, sugerido por el especialista; el segundo paso, secarlos bien para evitar irritaciones en la piel del neonato.
Los pliegues mejor identificados son debajo de las axilas, alrededor del cuello, la nuca, en medio de los dedos de las manos y de los pies.

Compartir artículo: Whatsapp

Artículos relacionados sobre 6 a 12 meses

El baño con el papá, una oportunidad para demostrarle cariño

El baño con el papá, una oportunidad para demostrarle cariño