Preparativos

¿Conoces la diferencia entre tener gemelos o mellizos?

Varios factores influyen en un embarazo múltiple, entre ellos, los tratamientos de fertilidad.

/ 15 de Febrero de 2017
¿Conoces la diferencia entre tener gemelos o mellizos?        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Ser padres es de las noticias más emocionantes de la vida y mucho más, si la pareja lo espera para que crezca la familia, pero esa felicidad se multiplica si sabes que no solo será un hijo sino dos. Claro está, tu sorpresa puede venir acompañada de incertidumbre y algo de temor, al afrontar una responsabilidad tal y por partida doble.

Y es que ésta es una posibilidad que puede venir por orden natural, como en el caso de la herencia si en la familia ya hay gemelos, mellizos o embarazos de tres o más niños. También influye el número de embarazos anteriores (3 o más); la edad de la madre (mayores de 35 años), y sí la pareja ha acudido a tratamientos de fertilidad, lo que aumenta las probabilidades.

Por ello es bueno conocer por qué puede darse un embarazo de gemelos o por qué uno de mellizos, cuándo es de un tipo o del otro, los cuidados, cómo será el parto y, después, la crianza de los pequeños.

¿Cuáles son las diferencias entre gemelos y mellizos?

Como lo explica el doctor Germán David Ospina, ginecobstetra, especialista en reproducción humana y director médico de InSer Bogotá, la diferencia entre mellizos y gemelos radica en la forma como se realiza la fecundación.

En el caso de los gemelos, estos se originan de un embrión que se parte en dos y por esta razón, los gemelos son del mismo sexo y son dos personas que físicamente son muy parecidas, porque su gen embrionario es el mismo (monocigótico).

Por su parte, el embarazo de mellizos se da por la unión de dos óvulos con dos espermatozoides diferentes, y por ende, son dos personas distintas, que pueden ser dos niños, dos niñas o niño y niña, y sus características físicas son diferentes también, pues su gen embrionario es individual (dicigótico).

En el caso de los gemelos, estos comparten el mismo ADN sin embargo, aspectos ambientales y del desarrollo hacen que se establezcan ciertas diferencias entre ellos como, por ejemplo, sus huellas dactilares son diferentes en cada uno.

Por otra parte, los embarazos de mellizos y gemelos también se pueden clasificar dependiendo de si cada feto posee o no su propia placenta, amnios (mono o biamniótica) y corion (mono o bicorial). Las gestaciones de mellizos son bioamnióticas y bicoriales, mientras que en el caso de los gemelos pueden darse en todas las posibilidades.

Lee también: Gemelos que duermen juntos tiene un mejor desarrollo.

¿Con qué frecuencia se presenta un embarazo gemelar o de mellizos?

Para el ginecobstetra Ospina, el porcentaje de posibilidades de un embarazo, “hablemos de mellizos, en la población general es más o menos del 4 al 5 por ciento del total, es decir, de 100 mujeres que se embarazan, de manera espontánea, 4 o 5 de sus embarazos pueden ser de este tipo”.

Así también, sostiene que los embarazos de trillizos o de mayor orden por vía natural o espontánea se dan en un porcentaje inferior al 1 por ciento.

¿Cómo será el embarazo y el parto?

Resulta importante recalcar que el cuerpo humano de la mujer está diseñado para albergar un bebé en cada gestación, y el que sean dos o más fetos, ya implica una gran diferencia frente al orden general de los embarazos y, obviamente, encierra un riesgo tanto para la madre como para el desarrollo de su bebé.

Es por ello que un embarazo múltiple se identifica, desde el principio, como de ‘alto riesgo’, aunque se desenvuelva de manera normal y sin sobresaltos, sin embargo, esto requiere una atención diferente, y es posible que visites a tu ginecobstetra con mayor frecuencia que si esperarás un solo bebé.

Debes tener en cuenta también, que la gestación será más incómoda de lo normal, pues el peso será doble, las molestias pueden multiplicarse y el cansancio también será mayor, ya que el útero deberá albergar dos bebés y su tamaño se incrementará comparado con un embarazo de un solo niño.

Según el ginecólogo Javier Saúl Llanos Buelvas, “estos embarazos son más propensos a presentar una serie de complicaciones para la madre, como diabetes gestacional, trastornos hipertensivos del embarazo como la preeclampsia, o que se dé un parto pretérmino”.

Además, estos embarazos múltiples, a lo largo de su control prenatal, serán valorados por un grupo multidisciplinario que incluye especialistas de medicina materno-fetal, el ginecólogo, apoyo de enfermería y psicología permanente.

Te puede orientar: Cuando llega más de un bebé

Se hace necesario que la madre tenga una atención especial desde el punto de vista nutricional, pues de manera temprana, se debe diagnosticar si requiere de suplementos o de una alimentación indicada para su caso, la cual contenga un cuadro alimenticio rico en vitaminas y con alta ganancia nutricional.

Suele suceder que por el cansancio y el peso adquirido, la madre tenga mayor agotamiento y sueño que otras mujeres en su estado, por lo que debe buscar la forma de liberar el estrés a través de actividades que le den tranquilidad y la relajen, logrando espacios de sueño y descanso reparadores.

Casi con seguridad, su parto será programado y en la mayoría de los casos, se optará por una cesárea para el nacimiento de los bebés. Según los niños compartan la misma bolsa amniótica y/o la misma placenta, el nacimiento se programará antes del término usual, todo pensado para el bienestar de los pequeños y de la madre.

Y cómo criar a dos a la vez

Si habías pensado que solo tendrías dos hijos, en un embarazo gemelar o de mellizos ese deseo se hace realidad; por lo que debes verlo como una gran ventaja, pues cada etapa de la crianza la irás quemando una a una con cada pequeño, pero ciertamente, la labor la realizarás de una vez.

Sin embargo, toda situación tiene ventajas y también retos, pues si llegan dos niños, sus primeros meses de vida podrán ser muy agotadores pero finalmente, habrás cuidado a dos pequeños con el mismo esfuerzo y tiempo.

Obviamente, ese esfuerzo del que hablamos se multiplica y requiere no solo del compromiso de la pareja sino de una red de apoyo familiar o de contratar los servicios de profesionales que puedan apoyarlos en la crianza, por lo menos en el primer año, que puede resultar muy desgastante.

Posteriormente, con el paso de los años, ya todo será ganancia y ser padres de gemelos o mellizos, será una experiencia más que inolvidable, que vivirán a cada instante por partida doble.Doble gratificación, doble felicidad, doble satisfacción… doble amor.

Compartir artículo: Whatsapp