Nutrición

La malnutrición es un mal que requiere de atención médica y nutricional inmediata durante la gestación

/ 6 de Abril de 2010
La malnutrición es un mal que requiere de atención médica y nutricional inmediata durante la gestación        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

La buena alimentación es un aspecto fundamental durante la gestación. Esta no solo le provee a la madre los nutrientes necesarios para sentirse muy saludable, sino que es indispensable para el crecimiento y desarrollo del bebé.


Aunque lo ideal es preparar el cuerpo antes de la concepción, algunas madres llegan al embarazo muy delgadas o con sobrepeso. En este sentido, la malnutrición es más común de lo que se piensa y está relacionada con la mortalidad infantil. En nuestro país, el 23 por ciento de las embarazadas tienen sobrepeso; el 21 tiene bajo peso y el 7 por ciento sufre de obesidad, según cifras de la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia 2005.


Equilibrar la balanza
El procedimiento para tratar este problema es diferente. Se identifican las necesidades nutricionales de cada mujer –explica la nutricionista y dietista Carolina Camacho– y, de acuerdo con su situación, se hace el plan de alimentación que necesita.


El control lo debe hacer el médico general, el ginecoobstetra y el nutricionista; los especialistas determinarán el tipo de embarazo, el diagnóstico y el plan de alimentación adecuado para mejorar el estado nutricional de la gestante.


Claudia Angarita –nutricionista y directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral CECNI– dice que cuando una mujer sufre de bajo peso y queda embarazada, “debe subir de 12 a 15 kg en todo el embarazo. Se debe analizar si hay o no déficit de nutrientes específicos y hacer la suplementación de cada uno de ellos (…). Se recomienda una dieta hipercalórica, fraccionada con un balance adecuado de nutrientes y, en algunas circunstancias, se debe utilizar medicamentos nutricionales especializados”.


Pero si al comienzo de la gestación se encuentra con sobrepeso u obesidad, lo ideal es tener un monitoreo médico y nutricional para que el peso sea adecuado, gradual y constante, señala Camacho. “Una mujer embarazada con más peso de lo normal, debe subir máximo de 7 a 9 kilos”, añade.


Aunque se aconseja acudir al médico en cualquier momento de la gestación, entre más temprano la paciente sea intervenida, mejor será el manejo del pronóstico.

 

Para cuidar el peso de la gestante
Claudia Angarita, nutricionista y directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral CECNI, da las siguientes recomendaciones:
- Asistir a una consulta con el médico y el nutricionista. Los profesionales deben hacer una evaluación para saber si la mamá debe mantener o mejorar su estado.
- Iniciar una alimentación completa, balanceada y que suministre los nutrientes esenciales para el desarrollo del bebé, como ácidos grasos esenciales, proteínas, vitaminas y minerales.
- Tener una rutina de ejercicio adecuada y una dieta variada, completa y suficiente para lograr la ganancia de peso propuesta, alta en fibra, moderada en azúcar y grasa.
- Fraccionar la alimentación (5 - 6 comidas al día).

 

Compartir artículo: Whatsapp