Nutrición

Dime qué comes y te diré qué tan sano será tu bebé

Si vas a ser madre incluye nutrientes, vitaminas y protectores naturales para que asegures la buena salud de tu hijo.cimos cómo.

/ 7 de Julio de 2017
Dime qué comes y te diré qué tan sano será tu bebé        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Toda vez que la noticia de un embarazo está confirmada, vienen a la mente de mamá una serie de inquietudes y dudas: ¿cómo será mi bebé?, ¿qué nombre le pondremos?, ¿cuándo debo hacerme mi primera ecografía?, ¿cómo será el parto?, ¿qué debo comer?, ¿cuánto comer?, estas son apenas algunas de muchas y agolpadas preguntas.

Pero tan solo en ese último aspecto, el de la nutrición, es donde hay mucha tela por cortar, pues cada vez, la comunidad médica en todo el mundo hace mayor énfasis enla importancia de una correcta nutrición de las gestantes para garantizar un desarrollo embrionario saludable y evitar problemas relacionados con la malnutrición, el sobrepeso y la diabetes que pueden afectar gravemente la evolución del embarazo.

Y es que cuando una mamá consume más alimento del recomendado y sube de peso sin control, se pone en riesgo ella y, de paso, su feto. Por eso, no se trata de empezar a comer por dos, ya que el secreto no está en las cantidades que ingieres sino en la calidad y las proporciones de los alimentos.

Así, la dieta perfecta para una mujer en gestación, dicen los expertos, debe cumplir cuatro características fundamentales: ser suficiente, completa, adecuada y balanceada.

Para que la ecuación se dé, hay que tener en cuenta que en el primer trimestre los requerimientos calóricos aumentan hasta en 150 kilocalorías por día mientras que, del segundo al tercer trimestre, el incremento se da entre las 300 y las 350 kcal.

Lee también: Alimentación de mamá: Comer para dos, no por dos

¿Qué comer?

De acuerdo con la guía ‘Alimentación segura durante el embarazo: consejos básicos para 40 semanas de tranquilidad’, elaborada por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, algunas pautas sencillas para seguir una dieta variada y equilibrada en la gestación, consisten en tomar de cuatro a cinco comidas al día.

Dichas comidas deben incluir un muy buen desayuno que genere el mayor aporte calórico de la jornada a través de la ingesta de lácteos, frutas, carbohidratos y cereales; un almuerzo rico en proteínas y vegetales; una cena ligera y nutritiva con bajo consumo de carbohidratos; y de una a dos meriendas durante el trascurso del día.

El manual recomienda incrementar el consumo de frutas y vegetales frescos, para cubrir la mayor demanda de vitaminas y minerales que tiene tu organismo en esta etapa y de pescados de mar como el salmón que aporta omega 3 y otros nutrientes esenciales; también aconseja consumir con moderación productos fritos, grasas, cafeína y azúcares.

En cambio, según los expertos, entre los alimentos que debes evitar están los productos cárnicos procesados, curados o embutidos como el salchichón y el salami, la leche y los quesos sin pasteurizar, las verduras crudas de cuya higiene en su preparación no estés muy segura, los mariscos crudos (sushi, ceviches, ostras etc.) o los pescados de río.

Las carnes crudas o poco cocinadas, poniendo especial atención a las de pollo y cerdo ya que, si no están bien cocidas pueden contener bacterias y transmitir enfermedades como la toxoplasmosis, que entre otras consecuencias, ocasiona abortos involuntarios.

Por supuesto, tampoco puedes consumir bebidas alcohólicas, ya que diversos estudios han asociado su ingesta a complicaciones fetales, entre ellas el síndrome del alcohólico fetal que puede traer consigo retardos mentales severos y complicaciones importantes en la formación de los sistemas respiratorio, nervioso y circulatorio de niño por venir.

De resto, los alimentos adicionales que consumas no deberían ser simplemente calorías vacías, sino proveer la correcta combinación de los nutrientes que tu bebé necesita para crecer y desarrollar todos sus órganos adecuadamente.

En este caso, una consulta con el nutricionista resultará bastante útil para que juntos examinen el tipo de dieta que llevas normalmente y los cambios que debes introducir ahora que vas a ser mamá.  Es muy posible que te recete una suplementación de vitaminas y minerales como el hierro,  el calcio y ácido fólico.

Para cuidar el peso de la gestante

Claudia Angarita, nutricionista y directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral CECNI, da las siguientes recomendaciones:

- Asistir a una consulta con el médico y el nutricionista. Los profesionales deben hacer una evaluación para saber si la mamá debe mantener o mejorar su estado.

 - Iniciar una alimentación completa, balanceada y que suministre los nutrientes esenciales para el desarrollo del bebé, como ácidos grasos esenciales, proteínas, vitaminas y minerales.

- Tener una rutina de ejercicio adecuada y una dieta variada, completa y suficiente para lograr la ganancia de peso propuesta, alta en fibra, moderada en azúcar y grasa.

- Fraccionar la alimentación (5 - 6 comidas al día).

Consejos para que manejes las náuseas y los vómitos

Nutricionistas como la doctora Claudia Angarita señalan que para reducir las molestias habituales del embarazo existen algunos trucos prácticos y saludables que funcionan, como consumir pocos líquidos durante las comidas para evitan las náuseas y los vómitos.

Así mismo, incrementar la ingesta de fibra (cereales integrales, legumbres, frutas y verduras) para asegurar un correcto tránsito intestinal y alejar el estreñimiento; restringir el consumo de café, grasas y chocolate, que retrasan el vaciado gástrico y que pueden dar lugar a esofagitis por reflujo, y reducir el consumo de sal para controlar la hipertensión inducida por el embarazo.

Otros expertos recomiendan no sobrecargar las tardes y noches con enormes porciones de comida y alimentos pesados como las legumbres y las carnes, e incluir en la dieta el consumo de frutos secos como nueces y almendras, que tienen alto contenido de magnesio y ayudan a mejorar la sensación de náuseas.

Y ¿cómo dominar los antojitos?

Un error frecuente en el que incurren las mamás durante el embarazo es utilizar los antojos como excusa para ´pecar’ y consumir grasas, dulces en exceso o comida muy condimentada.

Si bien a los ‘antojitos’ se les definen como un deseo inesperado e incontrolable de comer un alimento ‘X’, bajo la explicación de que por los cambios hormonales que se producen en el organismo, se generan esas sensaciones de consumirlos, algunos especialistas advierten que se originan también por falencias de nutrientes.

Por eso, es importante que te hagas consiente de los antojos que satisfaces y de cuáles definitivamente no, pues debes evaluar si los están consumiendo con mucha regularidad y en grandes cantidades, ya que de ser así debes consultar con tu médico para determinar las posibles causas.

“Hay que cuidarse de los antojos, ya que estos tienen mucha carga calórica y, si se consumen de manera repetitiva, se dará un aumento de peso no muy conveniente ni saludable”, puntualiza la nutricionista Sandra Morales.  

¿Y para cuando pase el embarazo qué? Cómo alimentarse bien durante y después del embarazo

Compartir artículo: Whatsapp