Primer trimestre

¿Las puertas magnéticas afectan el embarazo?

Expertos desmienten el mito sobre este tema que preocupa a las mujeres.

/ 27 de Enero de 2012
¿Las puertas magnéticas afectan el embarazo?        
   
                           
     
Compartir artículo: Whatsapp

Paola Calvo* tiene tres meses de embarazo y durante los últimos 30 días evadió las puertas magnéticas, pues uno de sus amigos le aseguró que estas podían ocasionarle daños irreparables a su bebé. Su ginecoobstetra, Félix Toro, desmintió esta teoría, que se ha convertido en uno de los mitos más comunes durante la gestación: “Los aparatos que detectan metales no emiten ninguna radiación, así que pasar por alguno no conlleva ningún riesgo para la embarazada”, afirma el especialista.
Estas puertas, que están a la entrada o a la salida de los almacenes y de los aeropuertos, crean un campo magnético que solamente revela la presencia de metales de diferentes propiedades y, por lo tanto, no genera alteraciones ni en la madre ni en su hijo.

“No estamos hablando de una ‘energía’que mueva las células humanas. Además, en todas partes se presentan estos campos, incluso cerca de los computadores o de los celulares, y hasta el momento ningún estudio serio ha comprobado que hagan algún daño”, asegura el ginecobstetra Andrés Daste.
Las personas suelen confundir el magnetismo con los rayos ionizantes como gamma o X, que se basan en la radiación electromagnética invisible, capaz de atravesar cuerpos opacos y de imprimir películas fotográficas.

Según el doctor Toro, esta exposición a los rayos X puede ser peligrosa durante las 12 primeras semanas de embarazo, en la época de formación del embrión. “Si ocurre una exposición realmente intensa durante este tiempo, se pueden presentar malformaciones a todo nivel. Dependiendo de la semana de gestación en la que esté el embrión y de la cantidad de radiación, se afectaría el sistema óseo, los riñones o el cerebro”, explica el doctor Toro.
Coincide con esta posición el ginecoobstetra Andrés Daste, pues asegura que lo ideal es que no se tomen radiografías durante el embarazo. Si son extremadamente necesarias, se utilizan placas de plomo para proteger al bebé.

*Nombre cambiado

Riesgos de los rayos X
Solamente se generarían alteraciones en el bebé si la madre se expone a dosis exageradas: 100 exámenes de cráneo, 20 de columna vertebral o 50 de abdomen. Aunque son casos muy raros, Daste cree que algunas radiografías exhiben más a la madre, como ocurre con la de columna; otras menos, como el caso de la periapical, importante en el tratamiento de conductos.
“Cuando se realiza por una indicación médica, los equipos que se usan en la actualidad tienen unas dosis muy bajas y bien calibradas, así que tampoco representan mayor riesgo”, complementa el ginecoobstetra Toro.
 

 


 

Compartir artículo: Whatsapp